¿Cuál es el mejor roscón de Reyes relleno de nata del supermercado?

La OCU ha realizado un estudio entre 10 roscones de distintos supermercados: dos logran una buena valoración, tres son de calidad media y cinco de mala calidad

El roscón de Reyes relleno de nata de El Corte Inglés es el mejor valorado por el estudio de la OCU
El roscón de Reyes relleno de nata de El Corte Inglés es el mejor valorado por el estudio de la OCU FOTO: La Razón (Custom Credit)

Los roscones de Reyes se han convertido en el dulce preferido de la Navidad, desbancando a los turrones, peladillas y demás dulces. Esta afirmación queda respaldada por los datos: 30 millones de roscones se venden estos días. Con azúcar, rellenos de nata, de chocolate, frescos, congelados... han pasado a ser un dulce del día de Reyes a consumirse en todo el periodo navideño.

Y dentro de las variedades de roscón, una de ellas, está empezando a imponerse sobre las demás: el relleno de nata. Lo que hoy conocemos como roscón de Reyes es una masa pesada fermentada y horneada dulce, que se caracteriza por su sabor a cítricos (debido a la presencia de ralladura de naranja y limón, y al uso en la receta de agua de azahar). El roscón está decorado en su superficie con almendras, fruta escarchada y azúcar. Para aligerar la masa, muchos pasteleros decidieron ofrecerlos rellenos y la nata parece que ha sido la que se ha impuesto a los demás.

Y esta variedad ya está disponible en cualquier pastelería o supermercado. Está claro que no son de la misma calidad los elaborados en un horno que los envasados para una gran superficie pero éstos últimos son más baratos y, en algunos casos, hay productos con una muy buena relación calidad/precio.

De hecho, la Organización de Consumidores y Usuarios ha realizado un estudio de los roscones que se venden en Ahorramás, Alcampo, Aldi, Carrefour, Dia, El Corte Inglés, Eroski, Lidl, Mercadona e Hiper Usera, ha analizado sus componentes, aditivos, elementos nutritivos y después los ha dejado en manos de un panel de expertos pasteleros para que dieran su opinión.

Y su primera reflexión es que “ninguno de los bollos se asemeja al tradicional roscón, siendo más un brioche ligero, inundado, en muchos casos, de aromas demasiados intensos y poco agradables. Los mejores, los que presentan aromas ligeros a cítricos, pero, sobre todo, los que se elaboran con mantequilla y van rellenos solo con nata”. Y es que, advierten, “varios roscones mezclan la nata con otras grasas vegetales de menor calidad, como la palma, el palmiste, el coco o la nabina, empleados por su menor coste”.

El estudio de OCU indica que “lamentablemente, el etiquetado revela además un exceso de aromas industriales y de aditivos en todos los roscones seleccionados: 15 de media, entre colorantes, conservantes, emulsionantes y agentes de textura, en muchos casos añadidos con el fin de aguantar la congelación y posterior descongelación a la que es probable que han sido sometidos. Un tratamiento que explicaría el hecho de que la almendra esté siempre blanda en vez de crujiente”.

Sea como sea, a la hora de elegir un roscón relleno de nata de supermercado, OCU recomienda evitar los que se elaboran con grasas como la palma, el palmiste, el coco o la nabina, eligiendo aquellos cuyo relleno es exclusivamente nata montada y el bollo está elaborado con mantequilla. Y consumirlos siempre con moderación: son productos ricos en grasa (18%) y azúcar (otro 18%). Como conclusión, es que sólo hay dos de buena calidad, tres de calidad media y los cinco restantes son de mala calidad.

El estudio

La OCU compró y comparó 10 roscones rellenos de nata envasados, de venta en los principales supermercados y en cada caso valoraron varios aspectos además del sabor y el aroma:

Analizaron el etiquetado para saber si presentaba toda la información obligatoria (denominación, marcado de fechas, números de lote, conservación, lista de ingredientes, información nutricional, información de la empresa, etc.). Además, valoraron otra información no obligatoria pero útil para el consumidor como la información nutricional por ración, la posibilidad de contactar con el fabricante, etc.

La calidad nutricional es otro de los puntos clave del análisis: nutrientes, grasas y su tipología, hidratos de carbono, azúcares, proteínas, sal... Como ocurre en este tipo de productos, el valor nutricional no es bueno porque, en el mejor de los casos, son bollos a base de mantequilla y relleno de nata.

Ingredientes utilizados. No es lo mismo usar mantequilla para la elaboración y nata para el relleno, que utilizar sucedáneos mediante otro tipo de grasas vegetales, de girasol, palma, coco, que abaratan la producción.

Azúcares. Todos los productos utilizan jarabes de glucosa y fructosa en lugar de azúcar.

Aditivos. Es uno de los aspectos más negativos. Al tratarse de bollería industrial, los aditivos están presentes, pero en el análisis de la OCU han detectado que todos los productos analizados recurren en exceso a ellos: De hecho, cada roscón tiene de media más de 14 aditivos, y algún caso supera los 20, lo que hace que todas las calificaciones sean, en general, bajas.

Con toda esta información y la cata de los expertos pasteleros, la OCU concluye que de los 10 productos analizados, uno de ellos es de buena calidad y hay varios aceptables. Por contra, también los hay bastante mediocres, lejos de lo que debería ser un roscón de Reyes relleno de nata.

De hecho, el ministerio de Consumo, informó el pasado lunes de cuáles son las pautas para saber si estamos ante un roscón de calidad o no. El departamento dirigido por Alberto Garzón corroboró lo detectado por OCU y explicó que “una práctica muy común en los roscones sustituir la nata del relleno por un mix de grasas vegetales”, a lo que añadieron: “Suelen estar elaborados a base de grasas y aceites vegetales, donde predominan los de palma, coco y otros mezclados con grasas hidrogenadas”.

Con toda la información encima de la mesa, la OCU destaca dos roscones rellenos de nata. El comercializado por El Corte Inglés a 17,59 euros el kilo, que obtiene una valoración de 63 puntos. Destaca que es el mejor valorado en la prueba de degustación y la calidad de su nata. También resalta su decoración con guindas y naranja. En el otro extremo, indica que “se echa en falta una mayor cantidad de nata” y que “contiene muchos aditivos, algunos totalmente innecesarios, como los colorantes”.

El segundo roscón recomendado es el de Lidl, con una calificación de 50 puntos. Su precio, 6,65 euros el kilo, es el más bajo de todos los analizados pero tiene una calidad aceptable y una buena decoración, con fruta variada. La parte mala, como en todos, es que emplea un gran número de aditivos y que la calidad de la nata es mejorable.

Por detrás queda un grupo de roscones rellenos de nata de calidad media. De ellos, el mejor calificado es el de Erosky, con 58 puntos y un precio de 12,49 euros el kilo; seguido del de DÍA, con 57 puntos sobre 100 y 12,71 euros el kilo; y el de Carrefour, el mas caro de los tres (13,69 euros el kilo) y con una peor calificación global: 51 puntos.

OCU califica los 5 restantes como de mala calidad porque la calificación no llega al 50. De ellos, el mejor es el de Mercadona, con 49 puntos y 10 euros el kilo. El sexto lugar es para el de Hiper Usera, con 43 puntos y 9,31 euros por kilo. El dulce de Aldi cae a los 33 puntos, con un precio de 7,32 euros el kilo.

Los dos últimos puestos son para el roscón con nata de Alcampo, con 28 puntos y 12,38 euros el kilo; y cierra la clasificación el de Ahorramás con 26 puntos y 9,99 euros.

A pesar de las malas calificaciones, el estudio ha detectado que la mayoría de los supermercados utilizan grasas de buena calidad, tanto en la masa como en el relleno. De los 10 roscones, solo hay uno (el de Aldi) que no utiliza en exclusiva mantequilla para la masa, sino que la mezcla con aceite de girasol.

En cuanto al relleno, 6 de los 10 roscones del estudio usan nata. Los de Ahorramás, Mercadona e Hiper Usera la mezclan con otro tipo de grasas como el coco, la palma, el palmiste o la nabina, mientras que el de Aldi vende como nata lo que el realidad es una mezcla de palma y palmiste.