La tasa de letalidad global del virus baja del 1% por primera vez en la pandemia

Castilla-La Mancha es la comunidad con más muertes por cada cien infectados, y Baleares, la que menos registra

La letalidad de la covid en las seis olas de la pandemia en España
La letalidad de la covid en las seis olas de la pandemia en España FOTO: José Luis Montoro

La tasa de letalidad es una de las mejoras herramientas de las que disponen los epidemiólogos para calibrar el impacto real que genera una enfermedad. Este parámetro mide el número de fallecidos entre las personas que se contagian. En España, como en el resto del planeta, la tasa de letalidad ocasionada por la covid adquirió tintes alarmantes al comienzo de la pandemia y ha ido decayendo a medida que se sucedían las olas, con la excepción de la tercera y la cuarta, en donde fue más alta que en la segunda andanada del virus.

Sin embargo, la tónica general descendente ha llevado a que, por primera vez en algo más de dos años, esa tasa acumulada se sitúe por primera vez por debajo del 1%. Ocurrió el pasado 31 de enero, día en el que se situó en el 0,9%, lo que significa que ese es el número de personas que fallecen por cada cien contagiados. La evolución que sigue esta oleada apunta a que en breve volverá a descender para situarse en un 0,8%. Algo inédito.

La importancia de esta drástica caída es capital. En la primera ola, que transcurrió entre el 31 de diciembre de 2019 y el 21 de junio de 2020, se infectaron 246.272 personas y fallecieron 28.323, lo que arroja una tasa de letalidad del 11,5%. Esto explica muchas de las noticias que llegaron de acumulación de cadáveres en el interior de hospitales y residencias de mayores. Se trató de una tasa absolutamente disparada, causada por la propia malignidad del virus original y por la falta de mascarillas y otros equipos de protección individual para frenar su expansión.

El paso del tiempo permitió que la tasa cayera de forma notable. En la segunda ola, que arrancó el 22 de junio de 2020 y concluyó el 6 de diciembre del mismo año, según los periodos delimitados por el Instituto de Salud Carlos III, la letalidad fue de un 1,25%. En la tercera ola, que abarca del 7 de diciembre de 2020 al 14 de marzo de 2021, la letalidad ascendió ligeramente hasta un 1,72%. En este periodo hubo muchas muertes –25.778–, pero también numerosos contagios –casi 1,5 millones–. En la quinta ola, el porcentaje de fallecidos entre los contagiados se redujo también de forma notable, hasta situarse en un 0,5%. En la actual, la letalidad ha descendido de nuevo hasta el 0,16%. La suma de todos estos periodos da como resultado el 0,9% acumulado desde el estallido de esta crisis que muestran las estadísticas del Instituto de Salud Carlos III.

El porcentaje alcanzado no es, sin embargo, uniforme en todo el país y presenta una gran disparidad, dependiendo del territorio, lo que da pistas sobre la eficiencia de cada sistema sanitario. Según los datos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad, la autonomía con una mayor tasa de letalidad global durante toda la pandemia es Castilla-La Mancha. En ella mueren 1,5 personas de media de cada cien que se infectan con el virus causante de la covid. A continuación, figuran Asturias y Castilla y León, con una tasa de letalidad ambas del 1,3%. Por contra, las comunidades que mejor han resistido a todas las embestidas del virus son, por este orden, Baleares, con una tasa del 0,5%; y Canarias, Cantabria, Galicia y Murcia. Todas ellas registran una tasa del 0,6%. Madrid, el territorio a que el socialista Rafael Simancas atacaba en la primera ola con el argumento de que, según él, era el que arrastraba mayor letalidad, cuando en realidad era Castilla-La Mancha, registra un 1,1%. Apenas por encima de la media pese a su alta movilidad.