¿Cuál es el origen de la palabra “guiri”?

Este vocablo se añadió al diccionario por primera vez en el año 1925, aunque referido a una acepción surgida durante las guerras carlistas

Unos turistas llegan a una playa de Alicante | Fuente: EFE/Morell
Unos turistas llegan a una playa de Alicante | Fuente: EFE/Morell FOTO: MORELL EFE

El vocablo se suele definir como “turista extranjero”. Sin embargo, esta no es una definición del todo precisa. Porque no es un término que usemos con todos los turistas extranjeros. No lo usamos con un turista hispanoamericano... y no lo usamos, por ejemplo, con un turista africano o uno asiático. Tampoco es un término que pueda asociarse a un turista italiano... o a uno portugués.

La realidad es que estamos haciendo referencia a una categoría racial y cultural muy concreta. Y cuando un español pronuncia la palabra “guiri”, todos los demás españoles le entienden: nos estamos refiriendo -como no- a un turista procedente del norte de Europa, mayormente germanos y anglosajones (y sus descendientes, como estadounidenses o australianos).

La palabra guiri se ha relacionado en más de una ocasión con la "turismofobia"
La palabra guiri se ha relacionado en más de una ocasión con la "turismofobia"

Se les puede identificar fácilmente por un color de piel casi translúcido en el torso, pero de un rojo intenso en el rostro, el cuello y los brazos. Suelen caer en los comportamientos propios de quien se siente ajeno en un lugar, como tomar fotografías de todo lo que le rodea, estudiar un mapa o detenerse constantemente en los puestos callejeros a escudriñar postales. Pero -por encima de todo- el mayor imprescindible del uniforme del “guiri”, es la inconfundible combinación de chanclas y calcetines.

Ahora bien, esta acepción del vocablo es más bien moderna. De hecho, se añadió al diccionario por primera vez en el año 1984. Antes de eso, ya existían en el diccionario otros significados para la palabra “guiri”. Concretamente, la primera vez que quedó registrada, se refería al apelativo que utilizaban los soldados carlistas para referirse -de forma despectiva- a los partidarios liberales de María Cristina, reina regente tras la muerte de Fernando VII y custodia de los derechos sucesorios de su hija, la reina Isabel II. Al parecer, deriva de la palabra “cristino”, que al euskera se traduce como “guiristino”.

Turismo en Mazarrón en una imagen de archivo
Turismo en Mazarrón en una imagen de archivo FOTO: AYUNTAMIENTO DE MAZARRÓN

El vocablo quedaría -poco a poco- en desuso (al menos aplicada ese significado). Sí que se pueden encontrar referencias a su uso referido a los agentes de la Guardia Civil, pero es bastante minoritario. En cuanto a su transformación en la actual acepción de “turista extranjero”... es muy poco lo que sabemos, más allá de que se comenzó a popularizar con la oleada de turismo que llenó las playas españolas a mediados del siglo XX.