260 días buscando a Nathaly Salazar

La familia de la joven desaparecida en Perú cree que pudo ser vendida para la trata de personas.

La española Nathaly Salazar desapareció el pasado  enero en Cuzco (Perú) mientras practicaba «zip line»
La española Nathaly Salazar desapareció el pasado enero en Cuzco (Perú) mientras practicaba «zip line»

La familia de la joven desaparecida en Perú cree que pudo ser vendida para la trata de personas.

La madre de Nathaly Salazar Ayala sabe que los medios de comunicación son los mejores aliados para ayudarle a encontrar a su hija, desaparecida en Cuzco (Perú) el pasado 2 de enero y dada por muerta por las autoridades peruanas tras un accidente de tirolina. No quiere que el caso quede enterrado, por eso aprovecha cualquier ocasión para pedir Justicia. Ayer, con motivo del 29 cumpleaños de la joven, difundió un video en el que pide ayuda para resolver el caso y en el que asegura «no descansaremos hasta encontrarla, queremos saber dónde está».

Los hombres implicados en la desaparición de Nathaly, Luzgardo Pilco y Jainor Huilca –empleado de la tirolina y el supuesto amigo de la joven que le hizo de taxista– se encuentran en prisión preventiva en la misma cárcel, lo que «ha provocado que la línea de investigación no avance, ya que tienen todo el tiempo para ponerse de acuerdo en la versión de los hechos que dieron», asegura la madre. Esta es: Nathaly se estrelló en una roca después de que Jainor se enganchara también en la tirolina e impactase sobre la joven. Según la declaración de los detenidos, decidieron deshacerse del cadáver arrojándolo a un caudaloso río por temor a las represalias.

Posteriormente, en abril de 2018, se detuvo también al dueño de la empresa de deportes Maras Adventure y a su socio –Mario Meza y Raúl Romaní–, por la muerte de otras dos personas tras realizar «zip line», la misma actividad que Nathaly. Y se les envió al mismo bloque penitenciario que a los otro dos implicados anteriormente citados.

La familia de la joven española desaparecida advierte de que en la versión de los detenidos existen contradicciones y mantienen otras hipótesis. «Descartamos el accidente», insisten.

Por el momento, las investigaciones policiales continúan abiertas, pero ellos apuntan a que Mario Meza «es el líder de una organización que está amenazando a los otros tres implicados para que no revelen la verdad». A lo que añaden : «Luzgardo ya estuvo implicado en otro crimen y el fiscal nos ha contado que se encuentra cómodo en prisión». Pese a todo, la madre de Nathaly se muestra esperanzada en encontrar a su hija con vida. «Creemos que la drogaron con ayahuasca y que la vendieron para la trata de personas. Según los datos del Gobierno peruano, cada mes desaparecen en la región de Cuzco unas 50 mujeres por este motivo».

Lleva ocho meses sin tener noticias de su hija y pese al desgaste físico y emocional que ha supuesto su desaparición en tan extrañas circunstancias, señala que no parará hasta encontrarla. Por ello, su otra hija, Tamara, se ha desplazado hasta Cuzco para continuar con los procedimientos judiciales. Mañana se celebrará una vista oral en la que se decidirá si el coche donde presuntamente fue trasladado el cadáver de la joven y propiedad del tío de Jainor deja de considerarse una prueba. «El tío de Jainor ha reclamado el auto porque dice que es su instrumento de trabajo, pero nosotros luchamos para impedirlo. Es una prueba fundamental». Además, «vamos a pedir que los implicados sean separados y desplazados a otras cárceles. Queremos conocer la verdad».