Publicidad
Publicidad
Actualidad

Así intentó introducir un preso un móvil en la cárcel de Huelva

El tráfico de móviles es muy común en las prisiones

Un preso que llegaba de conducción intentó introducir un móvil en el Centro Penitenciario de Huelva, emulando a las “mulas” que pasan droga de un país a otro.

Publicidad

Un preso que intentaba introducir un teléfono móvil en el Centro Penitenciario de Huelva fue pillado "in fraganti"por los funcionarios de la prisión. El suceso ocurrió el pasado miércoles 21 de agosto, cuando una radiografía a un interno que llegó de conducción destapó el móvil que el preso se había introducido por el ano y tenía alojado en el recto.

El tráfico de móviles es muy común en las prisiones. En la gran mayoría de ocasiones, los teléfonos provienen de los propios familiares o parejas de los internos y, una vez dentro de la cárcel, los presos utilizan el recto para mantenerlos a salvo, según ha denunciado el sindicato de trabajadores de prisiones Tu Abandono Me Puede Matar” (TAMPM).

Los móviles localizados en los cuerpos de los reclusos suelen ser modelos muy pequeños. En este caso, el dispositivo era poco más ancho que una moneda de euro y unos pocos centímetros de longitud. Al igual que las "mulas"de la droga, los teléfono son introducidos en preservativos o en guantes de látex para preservarlos.

Publicidad

TAMPM ha denunciado en numerosas ocasiones la situación en las cárceles españolas y las duras condiciones en las que trabajan los funcionarios que allí desarrollan su trabajo, desde la alarmante falta de personal, al envejecimiento de la plantilla y la inseguridad.