MENÚ
martes 20 noviembre 2018
05:01
Actualizado
  • 1

Fuertes campos magnéticos tras las eyecciones de agujeros negros

  • Ilustración de un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia
    Ilustración de un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de abril de 2015. 05:17h

Comentada
Madrid. 17/4/2015

En el corazón de casi todas las galaxias hay agujeros negros supermasivos que «engullen» grandes cantidades de material, que en ocasiones «dejan escapar» en pequeñas fracciones a través de potentes chorros. Ahora, un equipo de científicos ha logrado indagar justo en el lugar donde nacen estas eyecciones, informa Efe.

Los científicos, liderados por el español Iván Martí-Vidal, de la Universidad Tecnológica de Chalmers (Suecia) han localizado gracias al telescopio ALMA en Chile un campo magnético extremadamente intenso cerca de un agujero negro supermasivo (más potente que ningún otro fenómeno visto hasta ahora en el núcleo de una galaxia).

Los resultados de esta investigación se publican en la revista Science y ayudan a ahondar en la comprensión de la estructura y formación de estos agujeros negros y de sus misteriosos chorros.

Así, los investigadores han conseguido detectar, «por primera vez y de forma clara», la señal de un intensísimo campo magnético justo en el lugar donde nace el chorro de materia que se escapa del agujero negro, muy cerca de una zona llamada ‘horizonte de sucesos’.

El horizonte de sucesos es como una frontera donde espacio y tiempo terminan tal y como los conocemos. En ese punto el tiempo adquiere propiedades del espacio y viceversa, según Martí-Vidal.

La materia que cae en un agujero negro es sometida a medida que se acerca al horizonte de sucesos a unas condiciones extremas, «las más extremas del Universo conocido», ha afirmado a Efe este científico vía correo electrónico.

Lo que ocurre en las inmediaciones del agujero negro aún no se comprende bien. Parte de la materia que debería ser engullida por el mismo (cayendo al horizonte de sucesos) a veces se escapa, formando chorros de materia que se alejan casi a la velocidad de la luz.

Se cree que los campos magnéticos muy intensos y muy cercanos al horizonte de sucesos juegan un papel esencial en la formación de estas «indigestiones» -chorros- de los agujeros, según Martí-Vidal.

«Hasta ahora no habíamos podido detectar la señal de tales campos magnéticos en el lugar donde nacen estas indigestiones, a tan solo unos pocos días-luz del horizonte de sucesos».

El agujero negro estudiado está en la galaxia PKS 1830-211 y para medir la fuerza del campo magnético los investigadores estudiaron la forma en que se polarizaba la luz a medida que ésta se alejaba del agujero, ha informado el ESO (Observatorio Europeo Austral) en una nota.

La luz es un campo electromagnético y la polarización tiene que ver con la dirección en la que vibra el campo eléctrico de la onda luminosa. Si éste vibra en muchas direcciones distintas (de forma caótica) la luz no está polarizada pero si vibra en una sola, se dice que está linealmente polarizada, ha apuntado Martí-Vidal.

Cuando la luz polarizada pasa por un medio donde hay un campo magnético y partículas cargadas -como electrones, que son seguramente el principal componente de las «indigestiones»-, la dirección en la que vibra su campo eléctrico cambia.

En este sentido, Sebastien Muller, coautor del artículo, ha indicado: «Hemos encontrado señales claras de la rotación de la polarización, cientos de veces mayores que las más altas halladas hasta ahora en todo el Universo».

Para Martí-Vidal, «estudiar y entender los procesos físicos que se dan en las inmediaciones de los horizontes de sucesos nos ayudará definitivamente a entender mejor las leyes de la naturaleza que, en última instancia, son la clave para el desarrollo tecnológico y el control que podemos ejercer sobre la realidad».

EFE

Últimas noticias