Ciencia

La Armada de EE UU revela más detalles de los continuos avistamientos de OVNIs

El Ejército ha puesto en marcha medidas para que los pilotos puedan denunciar los avistamientos sin temos a que afecten a su desarrollo profesional

EE UU ha cambiado su política y facilitará a los pilotos vías para poder denunciar los avistamientos para que puedan ser investigados y estas denuncias no influyan en su carrera profesional.

Publicidad

La Armada norteamericana se vio obligada ayer a admitir los avistamientos de OVNIs cerca de bases militares estratégicas. La noticia creó cierta alarma y ya se han puesto a trabajar para que los pilotos tengan una manera más sencilla de denunciar estos avistamientos y poder investigar el origen de esos inexplicables fenómenos. Hasta ahora, las notificaciones de estos incidentes eran habituales pero consideran que no se reportan todos porque los pilotos sienten vergüenza de reconocer que han visto un objeto extraño en el aire.

La Armada ha reconocido que no son inusuales. Todo lo contrario. Los avistamientos en los últimos años se han multiplicado, ha habido un número creciente de misteriosos objetos volantes detectados. Estos fenómenos aéreos inexplicables se producen incluso varias veces al mes y Estados Unidos no tiene una explicación oficial de lo que realmente está ocurriendo. A menudo, las descripciones de los pilotos indican que son aparatos de apariencia extraña y que vuelan más rápido que los aviones del Ejército

Desde el año 2014, los avistamientos "se han estado produciendo de manera regular", según reconoció el portavoz de la oficina de operaciones navales para la guerra, Joseph Gradisher, al diario "The Washington Post".

Publicidad

"Queremos llegar al fondo de esto. Necesitamos determinar quién lo están haciendo, de dónde viene y cuál es su intención. Tenemos que tratar de encontrar formas de evitar que esto vuelva a suceder", añadió.

Publicidad

Hasta el momento, todos estos incidentes habían quedado ocultos, pero tras la publicación de varios informes oficiales en los que se reconocía que había varios pilotos que habían tratado de perseguir estos objetos no identificados, la Armada ha decidido hacerlo público. Los informes también detallan que el Pentágono había recuperado materiales extraños y que los especialistas no han sabido identificar.

Los pilotos, que han recibido formación en ingeniería aeronáutica, han descrito haber visto vehículos blancos y de formas extrañas que parecen ser propulsados ​​sin tomas de aire o escapes, dispositivos fundamentales para poder desplazarse por el cielo. Pero esos mismos pilotos reconocen que tienen miedo a informar sobre estos avistamientos porque hacerlo podría dañar su carrera profesional y porque cuando alguno lo ha hecho no se ha investigado.