¿Cuánta electricidad hay en un rayo?

un equipo de científicos del Instituto Tata de Investigaciones Fundamentales en Bombay ha determinado la cantidad de energía liberada por el que pasa por ser el rayo más electrizante jamás registrado

Después de casi cinco años de investigación, un equipo de científicos del Instituto Tata de Investigaciones Fundamentales en Bombay ha determinado la cantidad de energía liberada por el que pasa por ser el rayo más electrizante jamás registrado.

Después de casi cinco años de investigación, un equipo de científicos del Instituto Tata de Investigaciones Fundamentales en Bombay ha determinado la cantidad de energía liberada por el que pasa por ser el rayo más electrizante jamás registrado. El récord de electricidad producida por un rayo de tormenta está en 1.300 millones de voltios. Algo así como la energía suministrada por una cadena de diez millones de enchufes domésticos. El rayo en cuestión cayó sobre la tierra en algún momento del año 2014 y solo ahora se ha hecho público el resultado de la investigación, consistente en detectar pequeños cambios en la intensidad de los muones atmosféricos (partículas cósmicas que proceden de astros como el sol y que atraviesan nuestro planeta) producidos por la intensidad de la corriente eléctrica de un rayo. Para ponerlo en palabras más claras (y con perdón de los especialistas), es como si se hubiera determinado la velocidad a la que circula un coche midiendo cómo se han desplazado las piedrecitas de gravilla de la carretera.

Las nubes de tormenta suelen ser investigadas utilizando globos aerostáticos y aviones que se dirigen justo al interior de la estructura nubosa. Con los sensores que tienen estos aparatos se ha tratado muchas veces de medir la cantidad de electricidad desatada por un rayo. Pero los resultados han sido muy poco clarificadores. De hecho, estos sistemas solo permitían detectar cantidades muy inferiores a la décima parte de la energía que se suponía en juego en cada rayo. Se sabe que durante las tormentas en ocasiones se producen emisiones de rayos gamma de alta energía. Y para que eso ocurra es necesario una fuente eléctrica muy superior a la que hasta ahora se había detectado. Era evidente que la energía desatada por un rayo debía ser de miles de millones de voltios y no solo de millones, como la ciencia había sido capaz de atrapar. ¿Dónde estaban los voltios restantes? Evidentemente, en el mismo rayo. Pero solo ahora, con el estudio indirecto de los muones atmosféricos, han podido detectarse. Lo cierto es que la idea de que las magnitudes eléctricas pueden ser brutales es vieja. Ya en el año 1920, el físico Charles Wilson predijo que los rayos eran fuente de miles de millones de voltios. Este tipo de voltaje solo se puede producir en gigantescas nubes de tormenta de varios kilómetros de altura. Precisamente, en estructuras tan grandes que ni los globos aerostáticos ni los aviones de investigación pueden abarcarlas. La nueva investigación ha resuelto el misterio. Un solo rayo podría abastecer a diez millones de enchufes. Por desgracia, la ciencia no ha descubierto todavía el modo de aprovechar esa ingente cantidad de electricidad.