Educación gratis en España hasta los 18 años

En España la educación es obligatoria y gratuita hasta los 16 años, pero el Ministerio de Educación estudia que esa gratuidad –no la obligatoriedad– pueda extenderse hasta los 18 años, es decir, a todo el Bachillerato y el grado medio de FP, en los centros que hasta ahora tienen concertada la educación obligatoria. Lo anunció ayer el secretario de Estado de Educación, Formación Profesional (FP) y Universidades, Marcial Marín, tras presidir la reunión de la Comisión General de la Formación Profesional con representantes de todas las autonomías.

De llevarse a cabo la medida, «significaría poder ayudar a los jóvenes a que continúen sus estudios», dijo Marín. De hecho, tachó de «ocurrencia» la propuesta del PSOE de extender la educación obligatoria en España hasta los 18 años, para lo que se necesitaría un «presupuesto supermillonario. Que diga Sánchez de dónde detrae ese dinero...», dijo por el montante económico que supondría la medida que propone el PSOE.

Marín puntualizó que la propuesta socialista va en contra del Estatuto de los Trabajadores, que permite trabajar y tener un título a los 16 años. «El PSOE no deja que los jóvenes se incorporen al mercado laboral antes de los 18 años». «Quizá no es la palabra ‘‘obligatoriedad’’ la que los socialistas tendrían que vender, sino la universalidad», que permitiría conjugar empleo y formación.

En el caso de materializarse, supondría atender a una reivindicación histórica de las asociaciones de padres, ya que se da la situación de que muchos centros concertados dejan de recibir la subvención del Estado en el Bachillerato, con el consiguiente abandono del centro de los alumnos que no pueden afrontar el pago de esa etapa educativa. Para el presidente de la asociación de padres católicos (Concapa), Luis Carbonel, extender la gratuidad de la Educación sería una apuesta seria para ampliar la formación de los estudiantes. «Es un salto de gigante, pero me gustaría que no fuera una propuesta electoral y vaya acompañada de un planteamiento económico que la haga viable».

Carbonel cree que, de este modo, «acabaríamos con una injusticia tremenda que han mantenido hasta ahora el PP y el PSOE en una etapa que es voluntaria. Ahora se penaliza en etapas no obligatorias a los alumnos que no van a la escuela pública y deciden continuar el Bachillerato en su colegio concertado de siempre. Todos los españoles pagamos nuestros impuestos y es inmoral que algunos padres tengamos que pagar la educación de nuestros hijos en etapas que no son obligatorias».

El presidente de la patronal de la escuela privada y concertada, CECE, Alfonso Aguiló, aseguró que «hay un consenso muy amplio entre partidos como el Partido Popular, PSOE, sindicatos y patronal para que se consiga la universalización de la educación hasta la mayoría de edad» por el hecho de que «hay pocos jóvenes en España que comiencen a trabajar antes de los 18 años y si abandonan antes no se forman. Cuesta más al Estado que esos jóvenes abandonen las aulas y luego permanezcan en el paro que pagar el coste de una etapa que hasta ahora no es obligatoria».