El Consejo Fiscal percibe aspectos "oscuros"y "perturbadores"en el anteproyecto de Ley de Infancia

El Consejo Fiscal señala que en el anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Infancia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad aparecen elementos "oscuros"y "perturbadores". En un informe, los fiscales recuerdan que muchos puntos del anteproyecto aparecen recogidos en el texto elaborado por el Gobierno socialista en 2011, que no llegó a tramitarse. En el caso de las medidas que regulan el derecho del menor a ser oído, el Consejo Fiscal afirma que las modificaciones propuestas, "no sólo no suponen ningún avance"sobre el anteproyecto de ley socialista, sino que "introducen aspectos oscuros, cuando no directamente perturbadores".

A este respecto, consideran que la redacción del texto conlleva que el menor sea necesariamente escuchado en "audiencia directa en todos los procesos matrimoniales". Una cuestión que es "absolutamente desaconsejable", opina el Consejo, ya que en ocasiones es "preferible mantener a los menores al margen del proceso". "Cuando un menor es de escasa edad, en muchos casos es inútil, cuando no contraproducente, darle audiencia", subraya. En este sentido, los fiscales ven "más adecuada"la regulación descrita en el anteproyecto de 2011 y apuestan por mejorar "la redacción". El órgano fiscal se pronuncia en términos similares tras analizar el derecho del menor a solicitar asistencia legal y entiende que la regulación del anteproyecto "peca de indeterminación y puede crear espacios de inseguridad jurídica".

Centro de menores

Por otra parte, los fiscales valoran el esfuerzo del Gobierno en la confección del apartado que legisla los centros de menores con trastornos de conducta y aseguran que este anteproyecto ofrece una regulación "innovadora y decidida"en "un gran esfuerzo de consulta y consenso en el ámbito autonómico", por lo tanto merece "el máximo apoyo y respaldo". Sin embargo, el informe matiza que en el régimen disciplinario de estos centros "la redacción"es "manifiestamente incorrecta"y considera "más preciso y clarificador"el texto socialista de 2011. En esta línea, el Consejo Fiscal apunta que el control de acceso de los menores con trastornos de conducta a estos centros específicos, tal y como está regulado en este anteproyecto de ley, supone "un procedimiento complejo"que debería ser "más sencillo y expeditivo". A este respecto, vuelve a remitir al método sugerido por el anterior Gobierno socialista, "mucho más simple", dice.

Sobre el procedimiento para la entrada en domicilios y lugares para la ejecución forzosa de las medidas de protección, los fiscales insisten en que "la regulación proyectada establece como una regla general un procedimiento muy complejo, inadecuado como cauce formal para autorizar un acto que normalmente precisará de urgencia". Por último, el Consejo Fiscal también valora la reforma de la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y, en concreto, el artículo 65 que prevé que se podrá suspender "para el inculpado por violencia de género el ejercicio de la patria potestad, guarda y custodia, acogimiento, tutela, curatela o guarda de hecho, respecto de los menores que dependan de él". "Entendemos que la innovación no está justificada pues es claro que en el sistema vigente puede ya el juez adoptar este tipo de medidas", concluye el informe.