El Ejército brasileño barre sus cuarteles contra el mosquito «enemigo»

Soldados del Ejército brasileño asisten a una conferencia hoy durante una movilización de limpieza en el interior del cuartel para eliminar los criaderos del mosquito Aedes Aegypt en Sao Paulo
Soldados del Ejército brasileño asisten a una conferencia hoy durante una movilización de limpieza en el interior del cuartel para eliminar los criaderos del mosquito Aedes Aegypt en Sao Paulo

El Ejército brasileño comenzó hoy una sesión de limpieza en sus cuarteles para enfrentarse al que ya han considerado su nuevo "enemigo", el mosquito aedes aegypti, transmisor del zika, el dengue y el chikunguña, informa Efe. Miles de soldados en todo Brasil barrieron sus patios para eliminar los posibles criaderos de un insecto de pocos milímetros que ha puesto contra las cuerdas a las autoridades de Latinoamérica, especialmente de Brasil.

En el cuarto batallón de infantería de Sao Paulo, los militares, organizados en pelotones, revisaron cuidadosamente las instalaciones del cuartel para evitar la acumulación de agua estancada, el lugar preferido por el mosquito para colocar sus huevos. Como advirtió el capitán Teixera durante una formación con cien soldados, el Ejército ha iniciado una "guerra contra la acumulación de agua"cuyo objetivo es impedir la expansión de "nuestro enemigo", el aedes aegypti.

En esta batalla, el Ministerio de Defensa de Brasil ha activado a 220.000 hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas para concienciar a los brasileños a la hora de combatir el insecto y el primer paso de la campaña comenzó este viernes puertas adentro. "Desde hace tiempo tenemos cuidado con el mosquito. Ahora se trata de intensificar las tareas de limpieza que normalmente emprendemos para concienciar a la población", dijo a Efe el comandante Toledo.

Otro de los pelotones del cuarto batallón se desplazó hasta la zona residencial donde viven las familias de los militares, situada a pocos kilómetros del cuartel, para dar consejos contra un mosquito que, como dicen unos panfletos repartidos por los soldados, "puede matar". Los soldados revisaron la casa del sargento Melo, donde encontraron el plato de una maceta cubierto de agua, algo que las autoridades recomiendan evitar a toda costa para impedir la propagación del insecto.

"Lo de la maceta se me había pasado, pero tengo cuidado con todo. Dejo todo los materiales del jardín boca abajo para evitar que se acumule la lluvia", comentó el sargento, que también es responsable del mantenimiento de las residencias de los soldados. Tras la limpieza de sus instalaciones, el 60 % de las Fuerzas Armadas de Brasil celebrará el próximo 13 de febrero el "día nacional de concienciación", cuando visitarán puerta por puerta a los ciudadanos de 300 ciudades del país.

Según comentó el comandante Toledo, con la presencia de los militares los ciudadanos se sienten más seguros a la hora de recibir las orientaciones, lo que facilita la toma de conciencia.

"Los soldados han sido entrenados para estar en contacto con la población", agregó el comandante Toledo. Además de las orientaciones, 50.000 hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas fumigarán viviendas a partir del 15 de febrero y otro grupo visitará las escuelas para prevenir a los más pequeños.

Brasil confía en que el esfuerzo de toda la sociedad permitirá vencer la "guerra"contra el aedes aegypti, que ha encendido las alarmas en el país después de establecerse relación entre el virus Zika y el aumento de casos de microcefalia en el país.