Otro verano, y van siete, más cálido que la media

Las temperaturas, según AEMET, superarán de nuevo el promedio de los últimos 30 años

Las temperaturas, según AEMET, superarán de nuevo el promedio de los últimos 30 años.

Como es habitual cuando llega el verano, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) presenta las previsiones de temperatura y precipitaciones, así como los principales datos que ha dejado la primavera. Este año, como sucedió en los siete anteriores, estima que el escenario con mayor probabilidad es un verano con temperaturas por encima de la media del periodo de referencia, que en estos momentos se establece entre 1981 y 2010, salvo en el noroeste peninsular, donde se mantendrán en los valores medios. La temperatura media está establecida en 23 grados centígrados, una cifra que en el verano de 2015 se superó en 1,5 grados, siendo éste el segundo más caluroso desde los años 60. En cualquier caso, esta predicción estacional no augura si va a ser un verano más cálido que los años precedentes, ya que ese dato es muy difícil de determinar. Así las cosas, la predicción de la Aemet se cumpliría si la media de este año es de 23,1 grados, muy lejos de la de 2015.

«De lo que estamos hablando es de medias. Que sea un verano, como se dice, más caluroso de lo normal sólo quiere decir que el promedio de la temperatura esté por encima de la media de los últimos 30 años. Por lo tanto, habrá días que estén por encima de esta temperatura media y otros que no», explica a LA RAZÓN Daniel Santos, meteorólogo y doctor en Físicas. En su opinión, las predicciones estacionales deberían limitarse al trabajo científico, pues aportan poco a la opinión pública. «Los ciudadanos quieren referencias más cercanas y es imposible decirles si este verano va a ser más caluroso que el anterior. Los meteorólogos podemos ofrecer previsiones con fiabilidad de dos a diez días vista».

Además de las temperaturas, la Aemet también avanzó la probabilidad de precipitaciones, que estarán por debajo de la media en todo el país, siempre teniendo en cuenta el periodo de referencia antes descrito.

Lo que sí es ya una evidencia es que los primeros días de junio llegaron con temperaturas cálidas o muy calidadas, con un promedio que supera en 0,5 grados la temperatura media de la referencia. Todo ello, a pesar de que entre los días 14 y 17 se vivió un episodio de descenso notable. Por su parte, las precipitaciones fueron más bien escasas y han afectado principalmente a la mitad norte peninsular.

Además, la Aemet presentó datos de la primavera que acabamos de abandonar, y que ha sido más fría y húmeda. De hecho, la temperatura fue 0,4 grados inferior a la media de los últimos 30 años, mientras que las precipitaciones se situaron un 34% por encima del valor medio del trimestre. Con estos datos, la de este año se ha convertido en la vigésimo tercera primavera más fría desde 1965, la tercera del siglo XXI. Los datos de este año son totalmente opuestos a los del año pasado, cuando la temperatura media fue 1,4 grados más alta que el periodo de referencia, casi dos grados más que este año.