Especialistas de Reino Unido investigan la muerte de la familia de Gibraltar

Las víctimas son una mujer cubana con residencia española, su pareja de Liverpool, una niña danesa y un bebé español

La Policía en la vivienda donde han aparecido los cadáveres
La Policía en la vivienda donde han aparecido los cadáveres

Dos patólogos procedentes de Reino Unido, uno de ellos especializado en patología pediátrica, se desplazan este martes a Gibraltar para colaborar en la investigación por la muerte violenta de una pareja, una niña de cuatro años y un bebé de seis semanas de edad en una vivienda de Boschetti Steps.

Los cuerpos sin vida de «una mujer cubana con residencia española, de 37 años, su actual pareja, un hombre británico de Liverpool de 31 años, una niña danesa de cuatro años de una anterior pareja de ella y una pequeña española de apenas unas semanas» fueron hallados ayer en un apartamento de alquiler en Gibraltar, según informaron a LA RAZÓN fuentes policiales españolas. Los cadáveres, que presentaban heridas de arma blanca, fueron localizados en una vivienda situada en el área de Boschetti Steps (una céntrica calle del Peñón) por agentes de la Policía Real de Gibraltar, tras recibir el aviso de varios vecinos. En el interior, los agentes se encontraron los cadáveres de los dos adultos y las dos menores, todos con heridas lacerantes.

Tras conocerse los hechos, la Royal Gibraltar Police (RGP) dio una rueda de prensa en la que el comisionado Eddie Yome precisó que las investigaciones se están llevando a cabo en contacto con parientes cercanos de la familia y, que por tanto, no van a divulgar la identidad de los fallecidos.

Con el fin de avanzar, hoy dos expertos forenses británicos se desplazarán hasta la colonia con el fin de ayudar en la investigación, según informó ayer el medio local «GBC News».

Yome manifestó además que los agentes están tratando de averiguar cualquier detalle que pueda esclarecer estos cuatro crímenes, por lo que además solicitaron la ayuda que la ciudadanía pueda aportar. Mientras continúa la investigación, fuentes de la RGP aseguraron que, al menos al cierre de esta edición, no estaban buscando sujetos que pudieran estar involucrados en este crimen. «Todo hace pensar que fue el hombre», afirmaron a Efe fuentes de la RGP. Un dato que también fue facilitado por fuentes policiales españolas a LA RAZÓN, al explicar que todo apuntaba a que había sido la actual pareja de la madre, aunque no descartaban que los agentes preguntasen al progenitor de la niña danesa, por si les pudiera facilitar información.

Según la información que publica «GBC News», los testigos explicaron que a eso de las 11 de la mañana un hombre residente oyó llamar a gritos a la puerta del apartamento en el que se produjo la tragedia. En concreto, según el «Daily Mail», el que llamó a la puerta y gritó al darse cuenta de que la propiedad estaba cerrada por dentro es un miembro de la compañía propietaria del apartamento. Al no haber respuesta, éste llamó alertado a la Policía. Hasta el lugar de los hechos se desplazó un amplio dispositivo de agentes, investigadores y también el escuadrón canino de la Policía, así como un médico. Al instante, la zona fue totalmente acordonada.

Para acceder al interior de la vivienda, los agentes tuvieron que echar la puerta abajo. Fuentes policiales españolas apuntan a que el fallecimiento se produjo por heridas de arma blanca, informó Efe, un extremo que no fue ratificado por la RGP, que, no obstante, sí reconoció que las muertes no han sido por causas naturales. La Policía de Gibraltar dejó aún anoche bajo custodia policial los cadáveres en el interior del inmueble, para no alterar la escena del crimen y facilitar las pruebas de la autopsia a los dos expertos británicos.

El ministro principal de la colonia, Fabian Picardo, expresó su consternación por unos hechos que ha calificado de «aberración» y que han supuesto «un día negro para una comunidad tan tranquila como la nuestra». Y del que los vecinos todavía no dan crédito. «Todo parecía normal, él entraba con la niña mayor y compraban en el supermercado, la mujer se quedaba fuera con el carrito del bebé», explicó a Efe el hombre que atiende este comercio.

Nada más ser informado de los trágicos hechos, el ministro afirmó en un comunicado que «como esposo y padre, al igual que sin duda todos los gibraltareños y los residentes de Gibraltar, estoy en shock total tras conocer este terrible crimen».

«Los gibraltareños no están acostumbrados a presenciar este tipo de incidentes en nuestra comunidad pacífica. Las palabras nos pueden fallar en un momento como éste y lo único que podemos hacer es mantener a las víctimas y a sus familiares en nuestros pensamientos», concluía. Con el fin de mandar un mensaje de tranquilidad a los vecinos, el comisionado Yome agregó que estaba satisfecho de sus agentes y recordó que tienen los recursos suficientes para poder llevar a cabo la investigación. También pidió a la gente que se abstuviera de especular en torno a la investigación, sobre todo en las redes sociales.

«Una tragedia horrenda»

Los vecinos de la calle aún se encuentran en estado de «shock» ante la brutalidad de los acontecimientos. El Gobierno de Gibraltar lamentó la «violenta e inexplicable» muerte de una familia en la colonia, donde el suceso ha causado «conmoción». El Ejecutivo descartó realizar comentarios sobre esta «horrenda tragedia» hasta que la Policía gibraltareña finalice su investigación preliminar del incidente y establezca los hechos. Según explicó, al conocer la noticia, el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, suspendió la sesión del Parlamento por acuerdo de todos sus miembros, que secundaron un minuto de silencio.