La nota de Religión contará para la media y para lograr becas

La Razón
La RazónLa Razón

La Lomce recupera el pleno valor académico de la asignatura de Religión para la que en Educación primaria y en la Educación secundaria obligatoria (ESO) se establecen las correspondientes alternativas o «asignaturas espejo»: «Valores culturales y sociales» en Primaria y «Valores Éticos» en la ESO. Ambas opciones serán de oferta obligada en todos los cursos de dichas etapas y la elección de una u otra alternativa se deja en manos de los padres o tutores. En Bachillerato, Religión aparece en ambos cursos como una de las «asignaturas específicas» que pueden ser cursadas.

La novedad que introduce esta ley es que Religión y su alternativa contarán a la hora de hacer la nota media del curso, e incluso a la hora de solicitar una beca, pero los estudiantesno tendrán que examinarse de ellas en la evaluación final de etapa. Aquel alumno que estudie Religión también podrá acceder a la asignatura de Valores, que se podrá elegir como una asignatura optativa, tanto en Primaria como en Secundaria, en detrimento, claro está de otras asignaturas que también son optativas. Éste es uno de los cambios introducidos a última hora en la ley de educación después de que el Consejo de Estado alertara de que pudiera ser discriminatorio para los alumnos que estudian Religión el hecho de no acceder a los conocimientos que se imparten en Valores.

Hasta ahora, Religión no tenía una materia alternativa y no contaba para hacer la media ni repetir curso. Con la reforma, además se suprime Educación para la Ciudadanía, cuyo temario se aprenderá de forma transversal.

Los obispos españoles habían solicitado que la asignatura de Religión cobrase más peso, si bien también fueron los primeros en reclamar una alternativa a Religión. «La Iglesia confía, espera, pide y reivindica que para que haya una normalización en la asignatura de Religión exista una alternativa concreta y evaluable porque si no se acusa a los padres que eligen la asignatura de Religión de estar estorbando a los demás hijos», dijo hace unos meses el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla.