Los cuatro posibles casos de ébola dan negativo en el primer test

Los cuatro ingresados ayer dan negativo en el primer test del ébola. El cooperante de Cruz Roja dio positivo en malaria, mientras que el misionero, el ciudadano nigeriano que llegó en un vuelo procedente de Paris y el hombre que viajó en la misma ambulancia que Teresa Romero volverán a realizarse un test en 72 horas para confirmar el negativo.

Los cuatro posibles casos de ébola han dado negativo en el primer test. La consejería de Sanidad del Gobierno canario ha confirmado en un comunicado que el voluntario de Cruz Roja ingresado con fiebre en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria de Tenerife y que había estado en una zona de alto riesgo de Sierra Leona ha dado positivo en Malaria y negativo en ébola en el primer test. Por ello, el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria ha comenzado a darle un tratamiento al paciente. Para confirmar que no tiene ébola, habrá que esperar 72 horas pra realizar un segundo test. Su mujer y su hija, que no presentan síntomas y que son pacientes de bajo riesgo, siguen en aislamiento. Por su parte, minutos después fue el Hospital La Paz en que anunciaba el negativo de misionero procedente de Sierra Leona, un negativo que fue confirmado por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros. El misionero se considera un caso en observación de bajo riesgo al no haber estado en contacto con personas contagiadas por ébola durante su estancia en Liberia, desde donde llegó a España el pasado sábado. El misionero estuvo alojado durante su estancia en Liberia, desde donde llegó a España el pasado día 11 de octubre, en el Hospital San José de Monrovia, que se encuentra cerrado desde el pasado 1 de agosto.

A primera hora de la mañana se confirmaron los negativos del cuidadano nigeriano procedente de un vuelo de Air France y de la mujer que utilizó la ambulancia que trasladó a la auxiliar de enfermería al hospital de Alcorcón.

En total, ayer seis personas fueron hospitalizadas por sospecha de ébola, tres en Madrid y otras tres en Tenerife. En el Hospital Carlos III de Madrid ingresó con fiebre un misionero que llegó el martes de Liberia, donde estuvo en contacto con los enfermos de ébola. Pertenece a la misma orden, San Juan de Dios, a la que pertenecían los dos misioneros fallecidos por esta enfermedad. En este mismo centro, había ingresado por la mañana también con fiebre un pasajero de un vuelo Paris-Madrid de Air France, que procedía originalmente de Lagos (Nigeria) y que también ha dado negativo en el test de ébola.

El tercer hospitalizado en Madrid es una mujer, con dolencias previas, que utilizó la misma ambulancia en la que fue trasladada la auxiliar de enfermería Teresa Romero, cuyo estado de salud ha experimentado en los últimos días una mejoría notable, pero persiste la gravedad de su estado. En este enfermo también se ha descartado que esté contagiado por el virus del ébola.

En Tenerife, en cuyo hospital de La Candelaria han ingresado otras tres personas, preocupa especialmente el caso de un enfermero de Cruz Roja que había regresado hace ocho días a España desde Sierra Leona, tras haber atendido a pacientes con esa enfermedad en Kenema, ha confirmado a Efe un portavoz de Cruz Roja. Otras dos personas, que convivían con el enfermero, su mujer y su hijo, han sido también ingresadas como medida preventiva.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, explicó con respecto al caso del pasajero llegado de París que sufría temblores y llegó a Barajas sobre las 11.30 horas en un vuelo en el que iban 163 personas: 156 pasajeros, dos pilotos y cinco tripulantes de cabina que abandonaron el avión dos horas después, una vez que dos médicos con trajes especiales subieran a la nave para atender al enfermo. El pasajero permaneció en observación en la zona de aislamiento del aeropuerto hasta su traslado al centro sanitario.

A los pasajeros que pudieron abandonar el avión no se permitió recoger su equipaje ya que, según les comentaron el personal del aeropuerto, les será enviado a casa tras la desinfección del avión que permanece en un aparcamiento de la Terminal 2 custodiado por bomberos y Guardia Civil.

En cuanto a Teresa Romero, Simón informó ayer que se encuentra estable y su carga viral se ha reducido, por lo que ve motivos para la esperanza pero ha advertido de que ”no conviene lanzar las campanas al vuelo”.

”La paciente sigue estable, la carga viral parece que se ha reducido, lo que implica que, a prioi, el sistema inmune de la paciente está siendo capaz de controlar la infección”, ha indicado.

Ha señalado que también ”parece que va mejorando” la afección de los órganos que se habían visto afectados, pero -ha añadido- ”en una enfermedad de este tipo hay que ser cautos hasta el último momento”.

Este experto ha señalado que, según el procedimiento internacional, se da el alta por ébola cuando se tienen dos pruebas negativas con un intervalo de al menos 48 horas.