«Mi tratamiento con las mujeres era muy respetuoso»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El doctor Carlos Morín aseguró ayer que se siente el «cabeza de turco» dentro del debate sobre el aborto, pese a que, según él, «no tiene que ver con la medicina». Mientras, su mujer, María Luisa Durán, se congratuló por la sentencia. «Siempre he pensado que mi tratamiento con las mujeres era muy respetuoso y dentro de la legalidad en todo momento», destacó Morín a la salida de la Audiencia. Según Durán, «se ha visto que éramos completamente inocentes después de que se dijeran verdaderas barbaridades». En la misma línea se expresó el abogado del mediático doctor, Miguel Capuz, que afirmó que siempre defendieron que las mujeres habían ido voluntariamente a interrumpir el embarazo y que ha quedado demostrado que no hubo mala praxis. Por su parte, el presidente de E-Cristians, Josep Miró i Ardèvol, indicó que se trata de una sentencia «ideológica, en la que se manifiestan las preferencias y las interpretaciones sociales de los jueces, pero no los hechos y sus interrelaciones, que constituyen la base de toda práctica judicial». La entidad católica, que ejerce la acusación popular, recurrirá ante el Tribunal Supremo (TS) la sentencia absolutoria, porque «crea escándalo y deja en total indefensión a los no nacidos». Asimismo, el Foro Español de la Familia y Derecho a Vivir afirmó que la absolución ratifica la «absoluta impunidad» que existe en España respecto a esta práctica. El presidente del Foro, Benigno Blanco, subrayó la «absoluta necesidad» de poner en marcha la «ley Gallardón» sobre el aborto. Además, aseguró que la sentencia judicial demuestra que «al final se busca cualquier disculpa para no condenar a nadie por delitos de aborto». El coordinador general de la Asociación para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia (Andoc), José Antonio Díez, comentó que la decisión es «curiosa» y «extraña», dado que las pruebas «más consistentes» que inculpaban a Morín y a sus colaboradores fueron «rechazadas» y porque, a pesar de que se estaban juzgando hechos cometidos en el año 2007, se le ha juzgado conforme a lo establecido en la controvertida «ley Aído». Díez añadió que «el ejemplo de Morín y de sus colaboradores es nefasto porque han traicionado a la profesión». Además, el coordinador de la asociación señaló que «vamos a dar todo nuestro apoyo moral y documental a las asociaciones que recurran ante el Supremo». Por otro lado, el presidente de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (Acai), Santiago Barambio, declaró que su entidad va a estudiar acciones contra los que demandaron a Carlos Morín por cometer supuestos abortos ilegales.