Llega la batalla por el mercado de los relojes inteligentes

Los denominados relojes inteligentes parece que se convertirán en el objeto de deseo del mercado de gadgets en los próximos meses, tras las batallas por los móviles y las tabletas, que siguen su curso y que, de momento, siguen sin tener un ganador claro, aunque sí muchos perdedores.

Tras la presentación ayer del modelo de Samsung, Galaxy Gear, en la feria IFA de Berlín, hoy se ha sabido también que el fabricante de procesadores Qualcomm ha dado a conocer el suyo. También la japonesa Sony, que ya contaba con un modelo en el mercado, presentó ayer también en la capital alemán una versión más actualizada, el Smart Watch 2. Ahora, tras este primer golpe de mano, se espera la respuesta de Apple, que se ha quedado ligeramente rezagada en la carrera, y de Google, que también se sabe que prepara su propio modelo.

Más allá de la tecnología, parte del éxito de estos accesorios radicará en el precio. Hasta ahora poco se sabe, pero no serán mucho más caros que un reloj de gama media/alta. Así, el Galaxy Gear de Samsung saldrá en Estados Unidos a un precio de 299 dólares, mientras que la versión anterior del Sony SmartWatch costaba en España 129 euros, aunque no se sabe qué precio tendrá el nuevo.

El gigante tecnológico surcoreano Samsung presentó ayer en Berlín su primer reloj inteligente ("smartwatch"), el esperado Galaxy Gear, que aspira a revolucionar el sector tras lograr adelantarse al iWatch de su rival estadounidense Apple.

En un espectacular y multitudinario acto en la antesala de la IFA, la mayor feria de tecnológica del mundo, la empresa no defraudó las expectativas azuzadas durante meses por rumores y filtraciones ante un público entregado que colgaba en tiempo real comentarios e imágenes de la presentación en las redes sociales Twitter y Facebook.

Si bien el Galaxy Gear no es el primer reloj inteligente en el mercado -los verdaderos pioneros han cosechado resultados muy modestos-, los coreanos pretenden sentar un precedente y cimentar un nicho incipiente con un "gadget"de fácil acceso concebido para intermediar entre el usuario y su móvil o tableta.

El "smartwatch"de la coreana, que pretende ser "la última moda del mañana", según palabras de Pranav Mistry, jefe del Think Tank de investigación de Samsung, permite, además de ver la hora y establecer alarmas, hacer y recibir llamadas, tomar fotografías y obtener notificaciones de nuevos correos electrónicos, entre otras cosas.

El Galaxy Gear dispone de una serie de sensores de velocidad y movimiento que permiten acciones novedosas con el objetivo de facilitar la acción del usuario y suplir de forma ingeniosa la ausencia de botones del dispositivo.

Entre estas acciones destaca el responder una llamada telefónica entrante con sólo acercar el reloj a la oreja -como si el usuario estuviese sosteniendo un teléfono- o tomar una instantánea con sólo disponer el antebrazo en horizontal frente a uno mismo. Para eso Samsung ha dispuesto el micrófono y el altavoz en la trabilla de la correa y la cámara, de casi dos megapíxeles y enfoque automático, en la parte exterior de la correa.

La pantalla táctil Super AMOLED de este "smartwatch", de 1,63 pulgadas de diagonal y 320 x 320 píxeles, no permite sin embargo introducir texto, una de las decisiones más controvertidas a juicio de los expertos.

Samsung ha incluido en el Galaxy Gear, que opera con Android, un procesador de 800 MHz, una memoria RAM de 512 MB y una memoria interna de 4GB.

El "smartwatch", que pesa poco menos de 74 gramos, se comercializará en seis colores -negro, gris, naranja, beige, rosa y verde lima- a partir del 25 de septiembre en 149 países y dispondrá de una batería de 315 mAh, lo que le permitirá más de 25 horas seguidas en espera con una sola recarga.

Antes que Samsung han probado suerte con modelos de relojes inteligentes compañías como Pebble, Motorola, Sony y Casio, aunque sin mucha fortuna, por lo que los analistas estaban esperando a que los dos pesos pesados del mundo de los "smartphones"se decidiesen a irrumpir en este sector.

Qualcomm comenzará a vender su reloj inteligente Toq, un dispositivo de pulsera que puede reproducir música y atender llamadas telefónicas y mensajes, en el cuarto trimestre del año, marcando la entrada del fabricante de chips en la electrónica de consumo y la computación de accesorios.

La compañía, que domina el mercado global de procesadores de aplicaciones para 'smartphones' y 'tablets', presentó el dispositivo este miércoles mientras Samsung Electronics desvelaba su propio reloj Galaxy Gear en Berlín. El aparato de la empresa coreana también realiza funciones básicas como llamadas, fotos y mensajes junto con un 'smartphone'.

Los directivos de Qualcomm dijeron a los desarrolladores en San Diego que darán más detalles sobre cómo comprar un Toq este mes, pero no especificaron precios. El blog de tecnología Cnet dijo que lo venderían por unos 300 dólares, similar a los 299 del Galaxy Gear de Samsung.

La compañía estadounidense dijo que el Toq, impulsado con tecnología Android de Google, será el primer reloj avanzado con una pantalla táctil de color que se puede ver a plena luz del sol.

El modelo de Sony se sincroniza con los teléfonos con sistema operativo Android a través de Bluetooh. Recibe notificaciones, permite controlar la música, ver quén llama y actúa como un control remoto del teléfono cuando éste recibe una llamada o un mensaje vibrando en la muñeca. También permite tener acceso al correo electrónico, Facebook, Twitter, Gmail... y de manera sencilla a través de su pantalla táctil en color de múltiples capas.

Además, como reloj, permite usarlo como brújula, temporizador, cronómetro... y visualmente es posible elegir entre varias esferas y temas diferentes.

" alt="Sony SmartWatch 2">

Dimensiones

42 x 9 x 41 mm

Peso

SmartWatch 2 + correa para la muñeca (incl. en el kit): 122,5 gramos

Características

Funciona como un dispositivo NFC con todos los smartphones que tengan Android 4.0 (Ice Cream Sandwich) y posterior

Bluetooth 3.0

Versión de Android: 4.0 y posterior

Carga con micro USB

Resistente al agua (IP57)

Pantalla LCD transflectiva de 1,6 pulgadas

Materiales: aluminio (carcasa) y silicona o acero inoxidable (correa para la muñeca)

Píxeles: 220 x 176

Gestión de llamadas (responder, rechazar, silenciar y volumen); registro de llamadas; notificación de llamadas perdidas; SMS/MMS;

correo electrónico; Gmail; Facebook; Twitter. Extensión remota de música/gestión de música. Calendario. Tiempo. Visor

Se cree que Apple, Microsoft y Google también trabajan en aparatos como los dispositivos de pulsera, en lo que los analistas esperan que sea la siguiente fase del boom de las comunicaciones móviles. La investigación sobre estos accesorios se ha acelerado en los últimos años mientras se ralentiza el crecimiento de los teléfonos avanzados.

El modelo de Apple, del que se lleva hablando desde hace tiempo pero no acaba de llegar, podría denominarse iWatch y su aparición en el mercado no se espera para antes de 2014, aunque no es descartable que sea presentado en el acto previsto para el próximo 10 de septiembre.