Un recorrido por la historia de la energía de España

La Fundación Gas Natural Fenosa reforma el Museo Bolarque para difundir el patrimonio histórico-industrial del sector energético en la sociedad a través de una oferta cultural y un amplio programa educativo.

Asistimos al comienzo de un viaje al pasado energético de nuestro país. Con la misión de conservar el patrimonio industrial a través de su colección y capaz de relatar la evolución del sector energético de España, la exposición del Museo Bolarque (Guadalajara) repasa la historia de la energía a través de los avances tecnológicos y de las transformaciones en la sociedad y la industria. La Fundación Gas Natural Fenosa, en su afán de promover acciones orientadas a la preservación y difusión del patrimonio histórico-industrial de los sectores del gas y la electricidad, ha desarrollado en el Museo Bolarque «una contribución educativa de la empresa privada a la sociedad que permite transmitir los productos, servicios e incluso los valores corporativos mediante el lenguaje museográfico», cuenta Eva Buch, directora de Educación y Patrimonio de la Fundación Gas Natural Fenosa (949 377 994). Desde que asumió su gestión, la compañía ha hecho obras de acondicionamiento del espacio adaptándolo para personas con movilidad reducida y dotándolo de un aula didáctica, así como servicios, entre otras actuaciones. Esta reforma ha permitido crear un discurso y un recorrido gráfico y visual por la historia de la energía eléctrica del país mediante la modernización de algunas áreas ya existentes, la reordenación de los objetos y la implantación de nuevos ámbitos y espacios.

El Museo está considerado como el único testigo de la industria eléctrica. Destaca por su importante labor de difusión, concretamente sobre el funcionamiento de la producción de electricidad mediante la fuerza del agua. Con una fuerte relevancia histórica –Bolarque es una de las centrales hidráulicas más antiguas de España– es un claro ejemplo mundial de optimización de energía renovable y una de las centrales hidroeléctricas más eficientes de toda Europa. Formado por tres centrales hidroeléctricas en activo, el salto de Bolarque genera electricidad desde hace más de cien años. En su momento supuso un hito en la electrificación española, ya que aquí se instaló la primera gran central hidroeléctrica que abasteció a la ciudad de Madrid. En la actualidad sigue produciendo energía eléctrica y es el lugar desde el que se bombea el agua desde los embalses de la cabecera del Tajo hasta el embalse de la Bujeda para el trasvase Tajo-Segura.

La conversión del antiguo edificio en museo llega tras culminar las obras de acondicionamiento y la reforma museográfica que realizó la Fundación Gas Natural Fenosa. Así, bajo un aurea especial ofrece una exposición permanente organizada en dos grandes bloques: el Bolarque tecnológico e industrial, concentrado en la planta baja y el Bolarque humano y social, reservado para el piso superior.

Dedicado a la vertiente más tecnológica, en el primero de los ámbitos, la exposición permite ver y conocer de cerca la función de muchos de los elementos que inciden directamente en la generación eléctrica. La evolución de la ingeniería hidráulica ha ido en paralelo con la historia del salto de Bolarque así como de la compañía energética, por lo que se dedica una parte a mostrar las grandes decisiones y se revisan los principales hitos de la entidad desde hace más de un siglo. Por supuesto, la vida de los trabajadores de la central y sus familias que convirtieron el poblado de Bolarque en un pueblo dinámico y lleno de vitalidad, se presentan en la segunda planta. Gas Natural Fenosa fue la compañía encargada de alojar a ingenieros y técnicos especializados, una mano de obra de alta cualificación. Una escuela, un hotel, un economato, un cine, una piscina, instalaciones deportivas... Todo son servicios construidos por y para el trabajador, que, junto con la posibilidad de tener una vivienda, crean un verdadero poblado entorno a la producción eléctrica. Este espacio representa la relación –ya indisociable– entre la sociedad y la energía, revisando muchos de los elementos que, gracias a su uso, hacen más sencilla la vida de la población aportando mayor confort y comodidad.

Hoy en día la sociedad se mueve gracias a la electricidad, pero ¿conocemos realmente qué es y cómo se produce? A lo largo del itinerario por el complejo de la Central Hidroeléctrica –ubicado en un paraje natural privilegiado– se podrá ver en primera persona el proceso de producción, generación, transformación y transporte de la energía eléctrica. La visita se complementa en el Museo de Bolarque, que muestra un recorrido histórico por el sector energético a través de la maquinaria y de documentos originales.

Este equipamiento cultural ofrece una amplia oferta de actividades educativas sobre energía y tecnología para que alumnos de educación primaria y secundaria «adquieran el respeto por el medio ambiente y cuenten con las herramientas necesarias para gestionar el nuevo futuro energético, fomentar el avance de la tecnología y favorecer un futuro mejor para todos», cuenta Buch. En su primer año de actividad, el Museo Bolarque recibió la llegada de más de 8.000 visitantes procedentes de diferentes escuelas. Estos talleres ponen al servicio de los menores las herramientas necesarias para que aprendan los secretos de la energía de forma dinámica, participativa y contextualizada.