Actualidad

Primera embarazada con zika en España

Tiene 41 años, viajó hace poco a Colombia y es el primer caso de este tipo en Europa. El Hospital Vall d’Hebron de Barcelona analiza un segundo caso.

Tiene 41 años y se encuentra entre la semana 13 y la 14 de gestación. Tras regresar de Colombia, uno de los países afectados por el virus del Zika, acudió al Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, donde las pruebas analíticas han confirmado que el virus circula por su sangre. Es el primer caso de un gestante con zika en España y en toda Europa. Y, como ha podido saber LA RAZÓN, el seguimiento de su caso se está realizando en el hospital de la Ciudad Condal, así como el posible caso de otra embarazada, cuyas pruebas aún no han confirmado si porta o no el virus. Mientras, en el hospital ya se está elaborando un protocolo, que se conocerá la próxima semana, en el que figura la implantación de una consulta diaria específica para gestantes que acudan al centro con indicios de padecer la enfermedad del Zika, así como la posibilidad de que los casos confirmados de embarazadas, dentro del seguimiento especial que se les realizará, puedan contar con neurosonografías que hacen obstetras expertos. A la mujer afectada, que no está ingresada se le va a hacer un seguimiento especial por parte del comité prenatal del Vall d’Hebrón que irá midiendo si el cerebro del bebé va creciendo con normalidad.

Joan Guix, secretario de Salud Pública de la Generalitat, confirmó ayer que la mujer cuyo caso se ha confirmado no es de origen español pero lleva muchos años viviendo en nuestro país. Del mismo modo, también aseveró que se encuentra en buen estado y que existen «probabilidades bajas de que pueda suceder algún problema», ya que, aunque aún no existe suficiente evidencia científica, en muchos de los casos de niños con microcefalia que han nacido en los países de Latinoamérica afectados sus madres habían padecido el virus. Y es que, al igual que en el caso del citomagalovirus, estos agentes infecciosos son capaces de atravesar la placenta.

Uno de los problemas, como indica la doctora Susana Boronat, neuropediatra del Hospital Vall d’Hebron, «es que aún no hay datos de cómo afecta el virus a las embarazadas, ni se sabe si a todas les afecta de la misma manera». Los casos de microcefalia que ya se han detectado en Brasil que puedan estar relacionados con el zika aún son pocos para que se establezca una evidencia. «El cerebro no crece al tamaño que le toca y, por lo tanto, se produce un retraso mental del bebé», destaca la experta. Esto significa que los recién nacidos con este problema padecen retraso mental, aunque «dependiendo del nivel de afectación puede ser más o menos grave». En los últimos casos, «cuando la cabeza es especialmente pequeña, los bebés pueden padecer epilepsia o parálisis cerebral», añade. En países como el nuestro, «estos bebés pueden tener una esperanza de vida similar al resto, pero en países subdesarrollados, con peores sistemas de salud, la mortalidad puede subir». Los problemas de dismorfia que sufren suelen producirse durante el parto, ya que al tener un cerebro más pequeño, «la cabeza puede sufrir una mayor deformación».