Actualidad

Vacunar a su perro puede salvar vidas, incluida la suya

En 1978 se erradicó la enfermedad en España, pero desde 2013 ha vuelto a parecer por la falta de protocolos uniformes de vacunación.

En 1978 se erradicó la enfermedad en España, pero desde 2013 ha vuelto a parecer por la falta de protocolos uniformes de vacunación.

Publicidad

Coincidiendo con el día de la lucha frente a la rabia, celebrado hoy, que corresponde con el aniversario del fallecimiento de Louis Pasteur, quien desarrolló la primera vacuna contra esta enfermedad, y como iniciativa creada y coordinada por la garc (Alianza Global para el Control de la Rabia) y avalada por la OMS (Organización Mundial de la Salud), se han organizado unas jornadas con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre esta enfermedad.

En España cada Comunidad Autónoma tiene establecidas unas pautas de vacunación diferentes. En Galicia, País Vasco y Cataluña no es obligatoria, en Asturias solo lo es para los perros declarados potencialmente peligrosos, que, por otra parte, son los más controlados y los que menos probabilidades tienen de morder a una persona. El doctor Fernando Fariñas, experto en inmunología, virología y vacunología, hace hincapié en que la vacunación debería ser obligatoria en todo el territorio nacional con un protocolo de vacunación uniforme en el país.

Este año, las actividades que componen la «Semana de la lucha frente a la rabia» se van a desarrollar en Valencia por la necesidad de concienciar a esta sociedad sobre la importancia de vacunar anualmente a sus mascotas y dar a conocer la gravedad de esta enfermedad, ya que el porcentaje de perros vacunados frente a la rabia está por debajo de la cifra recomendada por la OMS (70%). Según un estudio transversal realizado en la comunidad desde 2017 a la actualidad, la tasa de vacunación es de un 66,6% en perros de hasta 2 años, un 51,5% en animales de 3 a 5 y un 40,7% en perros de 5 a 10.

Los síntomas se deben a la inflamación del cerebro y presentan varias fases; la fase pondrómica, donde se aprecian cambios en el comportamiento; la fase agresiva, cuando el perro se vuelve violento atacando a cualquier cosa; y la fase de parálisis, por la que los músculos de la garganta y la mandíbula se paralizan, al final, el perro sufre un colapso muriendo por insuficiencia respiratoria en uno o dos días.

Publicidad

España ha estado libre de la rabia desde 1978 hasta junio de 2013, cuando aparece en Toledo el primer caso desde entonces. En 2013 entró en la Península a través de Ceuta una perra vacunada por primera vez en 2012, que se escapó meses después en la provincia de Toledo, donde mordió a cuatro menores y un adulto, dando posteriormente positivo en el examen de rabia.

Anualmente ésta produce la muerte de unas 55.000 personas en el mundo, lo que se debe a la baja tasa de vacunación en las zonas endémicas y la falta de concienciación y conocimiento sobre esta enfermedad. El 99% de los casos de rabia en humanos están producidos por un perro infectado. Es por ello que la vacunación es el método óptimo para eliminar la rabia en el mundo. La realización de las campañas de vacunación pretende conseguir una cobertura de al menos la población canina existente. «Debido a la globalización, hoy en día un perro viaja con casi la misma frecuencia que una persona, lo que conlleva que el virus pueda extenderse con mayor facilidad e infectar a aquellos que no estén correctamente vacunados», ha añadido Calvo.

Publicidad