Así es el «Sniper», el dron español que ha provocado un incidente internacional

España se ha quejado a Israel por regalar uno de estos aparatos al jefe del Gobierno ruso, Dimitri Medvédev

Un desliz del ministro de Agricultura israelí, que regaló un dron al jefe del Gobierno ruso durante una visita de éste al país hebreo, ha puesto a una empresa tecnológica española en el centro de todas las miradas.

Un desliz, por no llamarlo de otro modo, del ministro de Agricultura israelí, que regaló un dron al jefe del Gobierno ruso durante una visita de éste al país hebreo, ha puesto a una empresa tecnológica española en el centro de todas las miradas.

El pasado 10 de noviembre, Dimitri Medvédev visitaba el Instituto Volcani de Israel y, durante una demostración de cómo vigilaban las cosechas con drones, quedó entusiasmado con el aparato no tripulado que se utilizaba, una aeronave similar a un helicóptero. El ministro israelí de Agricultura, Uri Ariel, no lo dudó un momento y le regaló al dirigente ruso el dron.

Sin embargo, lo que parecía un gesto sin importancia, ha provocado poco menos que un conflicto internacional, pues tanto Estados Unidos, país que incorpora las cámaras de vigilancia del aparato, como España, ya que la empresa fabricante del dron está en Madrid, se han quejado ante las autoridades israelíes, ya que se habría vulnerado la legislación que prohíbe ceder tecnología “sensible” a países como Rusia, que está sujeto a un régimen de sanciones por su papel en la guerra de Ucrania.

Pero, ¿cómo es el aparato que tanta polémica ha levantado?

Está fabricado por la empresa española Alpha Unmanned Systems, con sede en el municipio de San Sebastián de los Reyes, en Madrid, y su denominación oficial es “Sniper” (francotirador). Se trata de un aparato de 1,7 metros de longitud por 60 centímetros de altura con un diámetro del rotor de 1,8 metros. Tiene una velocidad de crucero de 70 kilómetros por hora gracias a su motor de gasolina y una autonomía de alrededor de dos horas. Se dirige a distancia y su alcance es de 3.000 metros.

Tanto el aterrizaje como el despegue es vertical, al igual que los helicópteros, y está realizado en fibra de carbono, para que sea más ligero. De hecho, su peso vacío es de 15 kilos y tiene una capacidad de carga de otros kilos.

Está previsto tanto para uso civil como militar, en función de los accesorios con que sea equipado: puede realizar labores de vigilancia del fuego, de inspección medioambiental, de búsqueda y rescate, vigilancia de fronteras y del tráfico, reconocimiento... En el campo militar es capaz también de llevar a cabo vigilancia y reconocimiento en modo silencioso; localización de objetivos; combate en áreas rurales y urbanas...

Entre sus ventajas están su capacidad para realizar misiones reduciendo considerablemente el coste si se compara con otro tipo de drones de mayor que el “Sniper”. Además, reduce la necesidad humana, ya que puede completar una misión de forma autónoma, pues puede despegar y tomar tierra así como volar de forma automática.

El equipo completo que se vende está formado por dos helicópteros “Sniper”, una estación de control con receptor de vídeo para controlar la misión y un ordenador portátil para realizar la captura del vídeo y controlar los aparatos. Según explican desde Alpha Unmanned Systems, aunque lo óptimo serían dos personas, las misiones pueden ser llevadas a cabo sólo por una.