Jean Daniel: la pasión de un observador

Ayer «Le Nouvel Observateur» comunicó la muerte de su fundador, uno de los periodistas e intelectuales más influyentes de Francia

Jean Daniel fundó «Le Nouvel Observateur» en 1964
Jean Daniel fundó «Le Nouvel Observateur» en 1964

Podría haber puesto el foco de su vida en hacer volar su pluma, en dedicarse al maravilloso oficio de crear historias con la imaginación como instrumento para más tarde plasmarlas en un libro, pero prefirió combinar este talento con otro enriquecedor y valiente trabajo: el del periodista. Jean Daniel, que murió la noche del pasado miércoles a los 99 años, fue escritor y periodista. Qué suerte la de aquellos que pueden combinar ambos oficios mediante una conjunción que une, y no una disyuntiva. Además, su trabajo fue tan valorado y reconocido como su capacidad intelectual le permitía: queda en la memoria de los franceses y, por qué no, del mundo, como uno de los periodistas e intelectuales más influyentes en la corriente izquierdista de su tiempo. «El torbellino de la historia lo tomó, si puedo decirlo, por sorpresa», expresaba ante su fallecimiento Pierre Bénichou, subdirector de «Le Nouvel Observateur». Y no se equivoca pues, fuera de imprevisto o no, la vida y trabajo de Jean Daniel se han dedicado a la interpretación, reflejo y arma del siglo XX. Su vocación por la política y el periodismo le llevaron a que, hasta prácticamente el final de su vida, escribiera para el medio que él mismo fundó en 1964 junto a Claude Perdriel: «Le Nouvel Observateur», recientemente renombrado como «L’Obs». Fue este mismo medio el que informó ayer de su fallecimiento: «“L’Obs” está muy triste por la muerte de su fundador y editorialista Jean Daniel. Murió en la noche del miércoles tras una vida de pasión, compromiso y creación. El periodista francés más prestigioso ha muerto. Era al mismo tiempo testigo, actor y conciencia de este mundo».

Lazarillo de Albert Camus

Nació en 1920 en Bilda (Argelia) y desde pequeño mostró su inquietud por la palabra y su talento por la crítica. Asimismo, al igual que escribió contra lo que, para él, era injusticia, también luchó contra ella en el campo de batalla: participó en la derrota del nazismo a sus 24 años, combatiendo en la Segunda Guerra Mundial en la 2ª División blindada del General Leclerc. Tras la contienda, la exaltación del conocimiento llegó a su vida: fundó «Calibán» junto a Albert Camus, quien rápidamente se convirtió en mentor, referente, hermano mayor y guía de Jean Daniel. «Su influencia, para mí, fue total. No podía pensar sin él», dijo en una entrevista.

Aunque parezca redundancia, es necesario subrayar que para él, el periodismo y la escritura fueron sus armas como gran observador de la vida. Entrevistó y aconsejó a presidentes, como John F. Kennedy y Fidel Castro, así como también participó en las mayores peleas intelectuales y políticas de su tiempo. Su influencia, no solo en Francia, sino también en otros países, fue constante. Incluso en España: en 2004 se le otorgó el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, en cuyo discurso no le faltó citar a figuras como Camus, Unamuno y Cervantes, así como en 2010 recibió el galardón Ortega y Gasset por su trayectoria profesional.