El drama de “Mi vida con 300 kilos”, casos extremos

Vuelven a Dkiss las historias de personas con obesidad mórbida en su lucha por salvar sus vidas

Krystal against white cyc before
Krystal against white cyc beforeDkissTLC

El jueves se estrena la octava temporada de “Mi vida con 300 kilos”. Traumas infantiles, abusos, dramas familiares, los casos más extremos en Dkiss.

Los nuevos episodios muestran las historias de personas con obesidad mórbida en su lucha por salvar sus vidas. En todos los casos, estos relatos pasan por perder peso y, posteriormente, la difícil decisión de someterse a una cirugía de bypass gástrico de alto riesgo. Esta temporada no sólo narra los problemas físicos derivados de este sobrepeso, sino que también ahonda en el impacto que esta condición tiene en sus relaciones más cercanas y su día a día.

¿Qué empuja a alguien a comer hasta morir?

Estos nuevos episodios muestran el caso de Krystal. Ha llegado a sobrepasar los 300 kilos tras comer compulsivamente después años de abusos físicos y vejaciones. La comida se convirtió en su escudo. Otra de las historias más impactantes es la de Isaac. Con una madre enferma e impedida tuvo que apañárselas para criar a sus hermanos casi en solitario. La comida se convirtió pronto en su válvula de escape. Hoy está al borde de la muerte debido a su sobrepeso.

También se muestra la historia de Chrystal. Un trauma infantil no resuelto provoca que sea adicta a la comida desde hace décadas. Que sus hijas tengan que bañarla no es como ella imaginaba la maternidad. Su lucha por salvar su vida y normalizar la de su familia es uno de los relatos más impactantes de estos nuevos episodios.

El Dr. Nowzaradan intenta, siempre, obrar el milagro

Es uno de los médicos especialistas en bypass gástrico con más experiencia y conocimiento de los Estados Unidos. El Dr. Now se enfrenta a los casos de pérdida de peso más desafiantes, especialmente los de los pacientes de más de 300 kilos. Es un fiel defensor, y así se refleja en el trato que da a sus pacientes, de que aquellos que sufren la obesidad deben tener acceso a una atención especializada y de alta calidad sin prejuicios ni discriminación.