La lista de deseos del protagonista de «El juego del Calamar» para la segunda temporada

El actor surcoreano Lee Jung Jae ha hecho sus primeras declaraciones después de que se confirmara su presencia en la continuación de la serie asiática

El juego del calamar
El juego del calamar

Sin duda, «El Juego del Calamar» ha sido una de las series del pasado año, extendiéndose por todo el mundo y colocando la ficción coreana en la cúspide, desmontando mitos y prejuicios. Un hito solo a la altura de las grandes plataformas. Sin embargo, solo tres meses de aquel fenómeno ya son multitud las especulaciones que despierta la ya confirmada segunda temporada. Incluso, ya hay informaciones sobre negociaciones para una tercera.

En este contexto, el actor protagonista no ha querido dejar escapar la oportunidad de despedir el año que le ha cambiado la vida y dar la bienvenida a 2022 con una sorpresa que ha impactado a sus miles de seguidores. ¿Qué más le puede pedir uno de los mayores fenómenos de 2021 al próximo año?

Una de las mayores incógnitas que había sobre esta segunda temporada, era si se repetiría la presencia del personaje principal, ya que su trama estaba más que cerrada. Sin embargo, los guionistas ya han acostumbrado a repentinos giros argumentales en una serie en la que todo parece posible. El propio actor Lee Jung Jae, que da vida Seong Ji Hun, ha reconocido que «recuerdo que cuando estábamos grabando, le pregunté al creador Hwang Dong-hyuk si habría una segunda temporada, y me dijo: ‘No lo creo. Eso va a ser muy difícil’. Pero ahora no podemos no hacer una segunda temporada, hemos recibido mucho amor desde todas las partes del mundo». Pero al mismo tiempo, reconoce que las sensaciones fueron buenas durante todo el rodaje: «Grabando escenas como la del puente de cristal me di cuenta de que estaba formando parte de algo muy grande».

Poco ha podido adelantar sobre el rol que ocupará su personaje en esta segunda entrega. Pero él tiene un claro deseo sobre esta continuación: «Espero que haya algún tipo de giro que sea emocionante y sorprendente para mí y para los espectadores. Si fuera predecible, no sería divertido»