Internacional

Pelotón de fusilamiento para un hombre que pirateó “El juego del calamar”

Hacía contrabando de la serie de Netflix a través de memorias USB desde China

El Juego del Calamar
Netflix
  (Foto de ARCHIVO)
14/10/2021
El Juego del Calamar Netflix (Foto de ARCHIVO) 14/10/2021 FOTO: Netflix Netflix

Todo comenzó con siete estudiantes de secundaria que fueron pillados viendo la serie de Netflix de “El juego del calamar”. Tirando del hilo encontraron a un hombre que metía en el país memorias USB de contrabando con la ficción que traía desde China. Las autoridades policiales le capturaron a él y a los siete jóvenes y la implacable Justicia coreana cayó sobre ellos.

La agencia RFA informó la semana pasada de que habían detectado la llegada de copias del drama violento al país, que ya prepara su segunda temporada, a pesar de los mejores esfuerzos de las autoridades para mantener alejados a los medios extranjeros. Comenzaron a extenderse entre la gente en memorias USB y tarjetas SD.

“Todo esto comenzó la semana pasada cuando un estudiante de secundaria compró en secreto una unidad flash USB que contenía el drama de Corea del Sur “Squid Game” y lo vio con uno de sus mejores amigos en clase”, dijo una fuente de la policía en la provincia de Hamgyong del Norte al Servicio Coreano de RFA. Es la agencia la que recabó toda la información.

“El amigo le dijo a varios otros estudiantes que se interesaron y compartieron la memoria USB con ellos. Fueron capturados por los censores en 109 Sangmu, que habían recibido un chivatazo “, dijo la fuente, refiriéndose a la fuerza de huelga del gobierno que se especializa en capturar a los observadores de videos ilegales, conocida oficialmente como Surveillance Bureau Group 109. El arresto de los siete estudiantes marca la primera vez que el gobierno aplica la nueva ley de “Eliminación del pensamiento y la cultura reaccionarios”, en un caso que involucra a menores, según la fuente.

La ley, promulgada el año pasado, conlleva una pena máxima de muerte por ver, retener o distribuir medios de comunicación de países capitalistas, particularmente de Corea del Sur y Estados Unidos. El acusado de contrabando ha sido sentenciado a ser ejecutado a través de un pelotón de fusilamiento. Por su parte, el alumno que adquirió la memoria USB ha sido condenado a cadena perpetua, mientras que los seis restantes han sido condenados a trabajos forzados durante cinco años.

Sin embargo, uno de los alumnos (no está claro cuál) esquivó el castigo gracias a sus padres ricos, que pagaron un soborno de $ 3,000 (R45,500), informó RFA a través de una fuente. El gobierno se está tomando este incidente muy en serio, diciendo que se estaba descuidando la educación de los estudiantes. El Comité Central despidió al director de la escuela, a su secretaria de juventud y a su maestro de aula “, dijo la fuente a RFA.