Televisión

«Justo antes de Cristo», un «nini» en la antigua Roma

Movistar+ rueda esta comedia de época dirigida por Borja Cobeaga y Nacho Vigalondo y protagonizada por Julián López y Cecilia Freire.

Movistar+ rueda esta comedia de época dirigida por Borja Cobeaga y Nacho Vigalondo y protagonizada por Julián López y Cecilia Freire.

Publicidad

C. Abel a idea de Pepón Montero y Juan Maidagán, dos guionistas responsables, entre otros, de «Pluton B. R. B. Nero» y «Los del túnel», llevaba en el baúl de los recuerdos 15 años debido a que durante todo ese tiempo ninguna cadena estaba interesada en una comedia de romanos, pero Movistar+ quedó cautivada con el riesgo, tono y humor de «Justo antes de Cristo», que se encuentra en estos momentos en sus últimos días de rodaje. «Es una serie de 12 episodios cortos (entre 25 y 30 minutos) que no tiene nada que ver ni con “La vida de Bryan” ni con “Astérix”», comenta Maidagán, que, además, asegura que este producto tampoco parodia la actualidad. El proyecto nació de una serie de «sketches» que ambos realizaron para Paramount Comedy y del que surgió la escritura de un piloto que se estrenará en 2019 en la plataforma de Telefónica.

Se trata de la historia de Manio Sempronio Galva, un tipo al que le conmutan la pena de muerte por alta traición y le mandan a un campamento de la Legión. Un personaje pensado y escrito para Julián López, que jamás se habría imaginado en una producción de romanos cuidada al detalle con atrezzo y decoración del tipo de «La caída del imperio romano» (1963), «Gladiator» (2000) y series como «Roma» e «Hispania». «Es un súper “nini”. Todo le supera, pero no hace nada por cambiar su vida», señala el protagonista, fascinado con el guión porque es «de lo mejorcito» que ha leído y parte de los «valores de la comedia clásica» que tanto le fascinan.

Seducidos por la época

En la dirección, dos de los guionistas y realizadores más solicitados del momento, Nacho Vigalondo («Colossal») y Borja Cobeaga («Ocho apellidos vascos»). «Tengo confianza ciega en los creadores y también me sentí muy seducido por el título», indica Vigalondo, «ya que refleja lo que es la serie de una manera muy delicada».

Publicidad

Entre los aspectos más atrayentes para ambos, el hecho de que se tratara de una comedia ambientada en la antigua Roma. «Por la razón que sea, estoy creativamente anclado en el presente, pero aquí no soy autor, solo he tenido que plasmar cómo un neurótico del siglo XXI no sería tan distinto si cambiara su contexto histórico», añade el director. «Precisamente lo que me apetecía era hacer algo diferente, de época, y es un aspecto que influye muchísimo a la hora de elegir un proyecto», subraya Cobeaga, para el que esta ficción, con la que ha regresado a la pequeña pantalla cuatro años después de «Aúpa Josu», «tiene mucho de folletín, donde hay más muerte que sexo».

Publicidad