La Eurocopa Sub 21 se le atraganta a Cuatro

Eurocopa Sub 21
Eurocopa Sub 21

El fútbol y, concretamente, La Roja, han salvado de más de un quebradero de cabeza a Mediaset España en alguna ocasión. Sin embargo, parece que el público ya no conecta como antes con la Selección Española y las audiencias ya no son las mismas que hace unos años.

Esta semana ha arrancado en Mediaset España la emisión de la Eurocopa Sub 21 de fútbol. De momento, íntegramente se está emitiendo en Cuatro. La caída en desgracia de la cadena roja de Mediaset ha hecho que en esta ocasión los partidos que antes se emitían en sus canales TDT ahora hayan ido a parar a Cuatro. Y, más allá de los partidos de la Selección Española, los datos están siendo irrisorios en la compañía.

Desde que empezara el pasado 18 de junio, los partidos que no juegan los españoles mantienen un pobre 3,8% de cuota de pantalla media en Cuatro con una media de 488.000 espectadores. Un dato muy bajo que está incluso por la media de la cadena, con un 5,6% de cuota de pantalla en el mes de junio.

Más allá de los partidos jugados por los equipos extranjeros, España ha jugado ya dos partidos en la fase de grupos. Su resultado ha sido de un 13,9% de cuota de pantalla en el primero y un 14,5% en el segundo, lo que completa una media de un 14,2% de cuota de pantalla. Es una diferencia muy importante respecto al último europeo de 2017.

Aquel año, Cuatro emitió los partidos de España hasta la fase final. En fase de grupos, los partidos de la Selección Española tuvieron mucha más repercusión. En 2017, los tres partidos de España en fase de grupos tuvieron un 15,9%, un 21,3% y un 15,6% en fase de grupos, por lo que tuvo una media de un 17,6% de cuota de pantalla, casi cuatro puntos más que este año.

Tras la derrota contra Italia de España está entre las posibilidades que España no pase a la siguiente fase del campeonato. Esto sería un verdadero batacazo para Mediaset España, pues sin partidos de la Selección está comprobado que las audiencias de este europeo no interesan mucho. Un gran desembolso de dinero que no está siendo tan efectivo como la compañía esperaba.