Viajes

En ruta con Magallanes

El V Centenario de la primera vuelta al mundo es la excusa perfecta para redescubrir Andalucía bajo la mirada del navegante. Sevilla y Sanlúcar de Barrameda son dos citas obligadas para entender el devenir de la historia

El mundo cambió hace ahora 500 años. Y con ese viraje, en el que España tuvo un papel decisivo, la Historia se transformó. Desde entonces, nada volvió a ser como antes. Allá por el verano de 1519, tras una descarga de artillería, partió desde Sevilla la escuadra de cinco naves con 239 hombres que, capitaneada por Fernando de Magallanes, aspiraba a abrir una nueva ruta por aguas españolas hasta las islas de las Especias. Pero la misión acabó en sorpresa, una sorpresa que se convirtió, tres años después, en la primera vuelta al mundo con Juan Sebastián Elcano al frente, quien regresó con tan sólo una nao y 18 hombres junto a él.

Publicidad

La gesta que se logró hace ahora 500 años, impulsada por los Reyes Católicos, bien merece la pena ser recordada a lo grande y, por qué no, incluso vivida en primera persona. De hecho, se convierte en una excusa ideal para iniciar un viaje por el sur de nuestra geografía, cargado de experiencias, conocimiento, historia y aventuras para grandes y pequeños. Consciente de ello, la Junta de Andalucía se ha volcado con esta conmemoración, proponiendo un sinfín de exposiciones, actividades, eventos y citas para asegurar el entretenimiento de toda la familia.

Desde Sevilla

Todo comenzó en la ciudad de Sevilla, un destino que, aunque ya se conozca, nunca deja de sorprender al viajero. Y eso es lo que ocurre precisamente si recorremos la capital del Guadalquivir tras los pasos de Magallanes. Bajo el título de “Magallanes en ruta” es posible realizar un itinerario cultural y turístico con 27 paradas que incluyen los escenarios más emblemáticos que fueron claves en la gestación de la gran expedición en Sevilla, donde Magallanes pasó dos años enfrascado en los preparativos del viaje; pero también en Sanlúcar de Barrameda, donde terminaron de aprovisionar las cinco naves que conforman la escuadra del viaje.

Los pasos del viajero por Sevilla deben incluir varios altos en el camino imprescindibles para entender la Historia y el contexto que arropó aquella gran gesta. La ruta puede comenzar a orillas del río Guadalquivir, columna vertebral de la ruta. De hecho, por aquel entonces la salida de las expediciones suponía todo un acontecimiento en la ciudad, hasta el punto de que la industria local se volcaba en la reparación de las naves. El antiguo puente de barcas, actual puente de Triana, vio transitar las cargas destinadas a las naves de Magallanes, provisiones y útiles para la vida diaria en alta mar y hoy en día se convierte en uno de los paseos más bellos que puede realizar el visitante acariciado por la brisa del río.

Publicidad

Siguiendo los pasos del agua mansa del Guadalquivir, la Torre del Oro mantiene intacta su belleza, hasta el punto de que atrapa todas las miradas. Este rincón de la ciudad tiene un encanto especial, algo que también sucedía hace 500 años, pues junto a la silueta de la torre se situaba el Muelle de Sevilla de donde salió la expedición, conocido también como “Puerto de las Muelas”. La esbelta figura de la Torre del Oro resulta imponente, pues tiene un halo de simbolismo que lo hace aún más especial, ya que fue aquí donde arribó Elcano tras lograr la gran hazaña de regresar a tierra.

Sin embargo, si el Guadalquivir resulta un escenario mágico, nada se entendería sin adentrarse en el casco histórico de Sevilla. Resulta imprescindible pasear por el interior del Archivo de Indias, ya que originariamente, en la Sevilla de Magallanes, fue la lonja de Mercaderes. Reformada en el siglo XVIII para albergar la documentación de las posesiones españolas en Ultramar, los testimonios originales que atesora sobre la primera vuelta al mundo allí son muchos: cédulas, cartas, libros de cuentas, etc… De hecho, con motivo del quinto centenario del gran viaje, este año y hasta el 23 de febrero de 2020, el Archivo de Indias alberga la gran exposición denominada “El viaje más largo”. De entrada gratuita, resulta una delicia poder contemplar los testimonios, los documentos e incluso los tesoros que aún se conservan de la gran expedición.

Publicidad

Con un poco más de información en nuestra mochila, la ruta del viajero puede continuar con la visita al Real Alcázar de Sevilla y, por supuesto, a su catedral, pues allí rezaron los expedicionarios antes de salir y allí agradecieron la gesta los supervivientes de la Nao Victoria, como recuerda una inscripción. Tampoco hay que dejar de visitar la Casa de la Contratación, pues fue la institución fundamental para organizar la expedición; así como los Reales Atarazanas ubicadas en la calle Temprado, pues de estos astilleros partieron las naves de Magallanes.

También para niños

Desde su inauguración el pasado verano, el centro Espacio Primera al Mundo, ubicado en los bajos de Marqués de Contadero de la ciudad de Sevilla, ha recibido ya a 5.000 personas especialmente escolares en visitas organizadas para conocer los detalles de la gesta de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, mientras que la exposición “El Viaje más largo”, inaugurada en el Archivo de Indias en septiembre, ha superado ya también esa cifra. A través de actividades lúdicas, talleres e infografías, los viajeros más pequeños de la casa logran meterse en la historia de una forma muy intuitiva y divertida, por lo que su entusiasmo con la figura de los navegantes resulta de lo más emocionante.

Rumbo a Sanlúcar

Con Sevilla a nuestra espalda, el viajero puede continuar descubriendo la aventura de Magallanes rumbo a Sanlúcar de Barrameda, no en vano fue allí desde donde partió la expedición que cambió el mundo. La ciudad cuenta con una ruta que incluye la visita a monumentos tan especiales como el reloj ecuatorial “legua cero", que conmemora y marca el punto de salida. También merece la pena adentrarse en la capilla de Nuestra Señora del Carmen de Bajo Guía, pues posee una imagen del siglo XVI cuyo culto fue llevado por los sanluqueños a América y Filipinas. No muy lejos, la ruta nos lleva hasta la antigua fábrica de hielo, hoy centro de visitantes de Doñana, donde se alza una maqueta hecha a escala de la original Nao Victoria.

Entre las citas obligadas en Salúcar de Barrameda sobresale, sin duda, la exposición titulada “Cronografía de la primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano”, ubicada en la sede del Círculo de artesanos de la ciudad. La muestra, con un impagable trabajo de documentación gráfica e histórica, envuelve al viajero en la Historia de una manera muy didáctica y entretenida, dejando huella en la retina

Publicidad

*Contenido ofrecido en colaboración con la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía.*