Y el Duomo de Florencia reabre sus puertas

Y en las visitas en Santa Maria del Fiore se tendrá que llevar un chip para controlar las distancias entre los visitantes

Thumbnail

Todo se va adaptando para los nuevos tiempos, de tal manera que la Opera de Santa Maria del Fiore, “será la primera institución en el mundo en adoptar una nueva tecnología en el museo que permita mantener la distancia de seguridad entre los visitantes” según el comunicado de prensa. “Es un dispositivo (Tag EGOpro Social Distancing desarrollado por la empresa italiana AME (Ingeniería avanzada de microondas) de pequeñas dimensiones (aproximadamente 7 cm por 5, por 1,30 de profundidad), que se proporciona de forma gratuita a los turistas al comienzo de las visitas, que una vez usado, señala con un sonido, vibrando e iluminando, que se ha excedido la distancia mínima permitida. Una vez que finaliza la visita, el dispositivo será devuelto y desinfectado para su reutilización. El sistema es anónimo y no rastrea movimientos y datos”.

Las nuevas medidas de seguridad en los museos principales de Florencia Foto Claudio Giovannini/Opera di Santa Maria del Fiore FOTO: Foto Claudio Giovannini/Opera di Santa Maria del Fiore

El Presidente de la Ópera de Santa Maria del Fiore, Luca Bagnoli ha confirmado que las pérdidas serán seguramente de veinte millones de euros este año y anuncia que la entrada a los monumentos será gratuita hasta fin de mes. Es imprescindible hacer reserva. Desde mañana hasta finales de mayo, será posible visitar la Catedral de Florencia, el Baptisterio, el Campanario de Giotto y el Museo dell’Opera del Duomo de forma gratuita, con reservas obligatorias en línea. Este es el sitio web.

Rueda de prensa del presidente de la Opera di Santa Maria del Fiore, Luca Bagnoli en Florencia FOTO: Foto Claudio Giovannini Alicia Romay

Por otro lado, el Domo de Brunelleschi permanecerá cerrado al público hasta el 18 de junio para realizar trabajos de mantenimiento en el sistema de iluminación, suspendido debido al cierre debido a una emergencia sanitaria. “La Opera di Santa Maria del Fiore - declara el presidente Luca Bagnoli - reabre aunque con una cara completamente diferente. El final de la temporada turística tendrá un grave impacto en nuestra institución. 20 millones de euros en ingresos perdidos, como el compromiso de cuatro años de restauraciones que son imposibles en estas condiciones, obligarán a la Ópera a tomar medidas drásticas para cumplir con la obligación legal de preservar el patrimonio monumental que se le confió”

Cancelación dolorosa

A la llegada del virus, comenta que “la reorganización de la realización de las actividades y la cancelación dolorosa de la programación cultural fueron inevitables, por lo que se suspendieron las Celebraciones por los 600 años de la Cúpula, las críticas musicales O Flos Colende y las Notas en el Museo y la colaboración con la Pérgola para el uso del teatro Niccolini”.

Quieren decirle al mundo entero que están listos para dar la bienvenida a aquellos que vendrán a Florencia con seguridad.

A partir del 1 de junio, los horarios cambiarán y los monumentos y el museo estarán abiertos al público todos los fines de semana (viernes, sábado y domingo) y el 24 de junio, la Fiesta de San Giovanni, Patrono de la Ciudad de Florencia. Para los siguientes meses, el horario de apertura puede aumentar gradualmente, en función de los flujos turísticos, y luego regresar lo antes posible a las aperturas antes del cierre (abierto todos los días al público).

El billete también cambiará y pasará de ser uno a cinco por día para cada monumento. También para visitar la Catedral, será necesario reservar una entrada gratuita con el día y la hora. Para acceder al Domo y al Campanario, el costo del boleto será de 15 euros por cada uno de los monumento. La entrada al Museo costará 10 euros y 5 al Baptisterio. La Cripta de Santa Reparata permanecerá, por el momento, no accesible al público ya que no hay condiciones necesarias para visitas seguras. Para garantizar la máxima seguridad en las visitas, la Opera di Santa Maria del Fiore ha adoptado las medidas indicadas en el Decreto del Presidente del Consejo de Ministros, incluida la gestión controlada y programada de los flujos de visitantes. Como resultado, habrá una reducción significativa en el número de entradas que pasarán de 3.500 por día con un boleto de 2019 a un máximo de 1,000 en el Museo dell’Opera del Duomo y 80 en el campanario de Giotto. Para los otros monumentos, 304 personas pueden subir a la cúpula todos los fines de semana, mientras que anteriormente 2600 personas podían subir por día; 1.710 en el Baptisterio; 3.750 en la Catedral (1.500 los viernes y sábados y 750 los domingos). Solo se puede acceder al Domo de Brunelleschi y al Campanario de Giotto acompañados en pequeños grupos. En el Baptisterio, habrá guías disponibles para ilustrar el monumento y la restauración en curso. En el Museo, por el momento, la ruta excluye la visita al piso superior ya que no hay posibilidad de crear un itinerario de ida.