Un histórico de la Gran Vía se renueva

H10 Villa de la Reina está emplazado en un inmueble de principios del s.XX
H10 Villa de la Reina está emplazado en un inmueble de principios del s.XX

Dormir en la Gran Vía de Madrid es un privilegio para el huésped. Más aún cuando se hace en un edificio histórico que sabe atesorar la esencia de un tiempo pasado, pero sin renunciar a los placeres actuales. Y eso es lo que ocurre precisamente en H10 Villa de la Reina, el hotel boutique de la cadena H10 que ha reabierto sus puertas tras una completa renovación.

Emplazado en el número 22 de la Gran Vía, en un emblemático inmueble de principios del siglo XX del que se conserva su impresionante fachada principal y parte de su estructura interior original, como la escalera, el interiorista Lázaro Rosa-Violán ha logrado convertir el alojamiento en un refugio de elegancia donde priman los aires clásicos de un café de París con el sosiego que aportan los detalles asiáticos. El lobby es el mejor ejemplo de todo ello, gracias a pequeños rincones de sofás arropados por una acogedora biblioteca y una chimenea de grandes dimensiones. «Más allá de la simple decoración, lo que hemos pretendido es crear una sala de estar abierta a la Gran Vía para que tanto los huéspedes como los transeúntes puedan sentirse en un espacio único», nos confiesa Ignasi Prosper, director general del Hotel Villa de la Reina. Y lo han conseguido con buena nota, ya que la recepción invita a relajarse y desconectar, mientras el ajetreo y las prisas propias del corazón de Madrid quedan al otro lado de la puerta.

Entre las novedades que ofrece el hotel en este hall abierto a todos los viajeros destaca su original «afterwork», inspirado en la tradición italiana de los aperitivos servidos antes de la cena y acompañados con el castizo vermut español. La nueva propuesta está disponible todos los jueves a partir de las 19 horas y los clientes pueden disfrutar de un buffet a partir de la consumición de una bebida. La barra libre de pequeños platos incluye pizzetas, bruschettas, croquetas variadas, mini calzone o tiramisú.

Las plantas superiores del hotel cobijan 74 habitaciones que también han sido renovadas. Su decoración, muy sencilla y elegante, da prioridad a la comodidad, pues están totalmente equipadas, además de muy bien insonorizadas. Gran parte de ellas tienen una amplia terraza y espectaculares vistas a la Gran Vía, sin duda, el mejor telón de fondo para una escapada a Madrid. Más información en www.h10hotels.com