Estados Unidos impone uso de mascarilla tras caso de COVID-19

Representantes de la Cámara de EE.UU. y funcionarios del Capitolio emitieron el nuevas normas sobre el uso de la mascarilla luego de que un congresista republicano dio positivo al coronavirus

 (AP). La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y funcionarios del Capitolio emitieron el miércoles nuevas y amplias normas sobre el uso de la mascarilla luego de que un congresista republicano dio positivo al coronavirus. El contagiado, legislador de Texas Louie Gohmert, solía evitar llevar cubrebocas y era conocido por votar sin él.

Pelosi anunció el miércoles en la noche que todos los miembros tendrán que llevar mascarilla cuando voten en la Cámara de Representantes, y que se les proporcionará una si la olvidan. Horas más tarde, responsables de la Cámara y el principal medico del Capitolio emitieron una orden sobre el uso obligatorio de la mascarilla en los edificios de la institución, salvo en unas pocas excepciones. La orden entrará en vigor a las 08:00 del jueves.

Según Pelosi, no llevar mascarilla en el hemiciclo es una “grave violación del decoro” por la que se podría expulsar a los legisladores de la sala. Sin embargo, los representantes podrán sacarse el barbijo de forma puntual en sus intervenciones. En los edificios de la Cámara, se podrá retirar para comer, beber y conceder entrevistas, entre otras pocas situaciones específicas.

“Es una señal de respeto por la salud, seguridad y bienestar de los demás presentes en la Cámara y en sus inmediaciones”, afirmó Pelosi.

Gohmert dio positivo justo antes del viaje que tenía previsto realizar a su estado con el presidente, Donald Trump. Se vio obligado a cancelar la visita y fue criticado de inmediato por compañeros por no llevar mascarilla en todo momento.

El legislador, de 66 años y que es uno de los miembros más conservadores y críticos de la Cámara, dijo a un medio texano que había dado positivo al virus antes de embarcar en el avión presidencial, el Air Force One, y que tenía previsto iniciar una cuarentena. Es al menos el 10mo congresista que contrae la enfermedad.

El positivo de Gohmert planteó más dudas sobre la ausencia de la obligatoriedad de llevar mascarilla y de someterse a pruebas de detección en el Capitolio, cuyos miembros viajan frecuentemente de Washington a sus regiones y se reúnen para votaciones, audiencias y conferencias de prensa.

Al menos tres legisladores que estuvieron en contacto con Gohmert en vistas, votaciones y reuniones de comités de la Cámara en los últimos días, se aislaron como medida preventiva tras conocer el positivo.