Sanidad, pronóstico reservado; oposición en la UCI

El consejero Jesús Aguirre señala en el Pleno monográfico que el dinero “dilapidado” con los ERE arreglaría los problemas sanitarios. El Parlamento pide un gran pacto que garantice un sistema público de calidad

Aguirre con Susana Díaz al fondo en las Cinco LlagasManuel Olmedo

La jornada previa se cumplieron 37 años –el tiempo que el PSOE gobernó la Junta– de «Acorralado» pero el Pleno extraordinario sobre Sanidad dejó indemne al consejero del ramo, Jesús Aguirre, quien acabó citando el «No es lo mismo» de Alejandro Sanz –a la postre, sobrino del histórico socialista Luis Pizarro–. Aunque el guión de la oposición, las protestas de los sanitarios y la erosión del consejero a cuenta, principalmente, de sus declaraciones y la crisis de la listeria –aunque en San Telmo lo que más escuece son las transfusiones de fondos– prometían una jornada de suspense en las Cinco Llagas, el debate viró hacia el género de terror bajo el síndrome de «Candyman», en cuya trama sólo aparece el monstruo al otro lado del espejo si se menciona tres veces. Aguirre se acordó de la ahora ministra Montero –el estreno de «La princesa prometida» cumplió 32 años– en varias ocasiones a cuenta del bloqueo de las cuentas que impide la salida a los mercados y mentó –55 años de «La pantera rosa»– «el caso ERE». Con los 680 millones cifrados en la condena de Chaves, Griñán y otra veintena de cargos socialistas que comprenden una década de gobiernos, «se podrían hacer 37 hospitales de alta resolución o lograr la equiparación salarial». Ante la petición de dimisión del portavoz socialista José Fiscal, se defendió Aguirre: «¿Y no debería dimitir Susana Díaz por los ERE? ¿Y usted dónde estaba?». Aguirre «desencadenado».

El consejero pasó de agradecer expresamente «a Vox su compromiso con la sanidad» (aunque los de Abascal también reclamaron ayer «un cambio de rumbo y de modelo») a pedir «a la ministra Montero que asuma responsabilidades por su plan de ajuste». «La sanidad no se merece esta traición», señaló. «Ha puesto el retrovisor en relación a asuntos que no tienen nada que ver. Muy mal tiene que estar la cosa», indicó Fiscal, quien aludió a «un plan político en tres fases: desprestigio, recortes y privatización». El portavoz socialista criticó que el consejero «dijo que había fundado el nuevo SAS con 100 amigos suyos, ésa era la regeneración. Ahora se une un sobrino» y «el cese del gerente del SAS a los 10 meses». Aguirre recordó que su familiar ya fue nombrado director médico del Reina Sofía con el PSOE. Adelante puso en cuestión el resultado de los planes de choque y Cs reclamó un pacto por la Sanidad, posteriormente aprobado por el Parlamento para garantizar un sistema público de calidad . «Con el PSOE era un fraude, no el buque insignia», indicó el popular José Antonio Nieto. Aguirre criticó al PSOE por hablar «como si el anterior Gobierno no tuviera responsabilidad». «Deberían pedir perdón: dejaron una sanidad hecha un desastre y ocultaron cómo lo gestionaban», dijo, al tiempo que insistió en la búsqueda de «un macroacuerdo de estabilidad con la mayor oferta de empleo para 2020». El final de la sesión por parte de la presidenta Marta Bosquet trajo al antiguo hospital las palabras del coronel Trautman en relación al personaje de Stallone: «No he venido aquí para salvarles de ustedes, sino a ustedes de él» y evidenció el diagnóstico. Sanidad, pronóstico reservado. Oposición, cuidados intensivos.