Rodríguez replica a los críticos: «No somos una dictadura» ni políticos «profesionales»

Marca el reto de que adelante sea una «alternativa» de Gobierno en Andalucía y solicita sacar el «máximo partido» a las discrepancias internas en la formación morada

La líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, participó en la fase programática de la conferencia política «Horizonte 2023»
La líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, participó en la fase programática de la conferencia política «Horizonte 2023»La Razón

La coordinadora general de Podemos Andalucía y portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, participó en la fase programática de la conferencia política de Podemos Andalucía «Horizonte 2023», cita que tiene como reto que Adelante Andalucía sea una «alternativa» de Gobierno en Andalucía para la «mayoría social», y donde pidió que se saque el «máximo partido» a las discrepancias internas.

El objetivo último de Rodríguez es hacer de Adelante una formación propia ligada pero independiente a Podemos, como así ha reclamado a la dirección nacional a la hora de exigir grupo propio en el Congreso. Esta posibilidad de fusión total con IU –en la práctica, los morados han fagocitado a la coalición de izquierdas– se ha frenado en parte con la dimisión de Antonio Maíllo y la llegada de Toni Valero como sustituto. El grupo parlamentario propio y la marca independiente son algunos de los puntos de fricción con los sectores críticos andaluces, alineados con la dirección nacional, molesta también con la negativa de Teresa Rodríguez a que la formación morada ocupara carteras en el Gobierno central.

Rodríguez, consciente ya de que Madrid tiene más poder que nunca pese a tener ella un importante control del partido en Andalucía, ha reducido las quejas hacia la estrategia nacional e, incluso, da su sitio a los críticos, aglutinados sobre todo en provincias como Granada y Cádiz. «Es necesario que haya opiniones minoritarias» porque en el futuro «se puede echar la vista atrás y recuperar los argumentos que dijeron que algo no iba a funcionar», aunque en su momento fuera la opinión mayoritaria la que se ejecutó, pues Podemos sería «una fuerza tremendamente pobre si opináramos todos lo mismo», señaló Rodríguez. «Nosotros no somos ni una dictadura ni una organización de profesionales, por tanto tiene que haber sí o sí discrepancias y tenemos que ser capaces de sacar el máximo partido de esas discrepancias», señaló. Rodríguez indicó que la política no debe solamente «gestionar lo posible, sino tratar de hacer posible lo que es justo y no se da», y se reafirmó en su exigencia del andalucismo como «una forma de justicia social» porque «la defensa de los intereses de Andalucía es la defensa de los intereses de la mayoría».