Susana Díaz saca la cara por Pedro Sánchez y su acuerdo con los independentistas: “¿Qué socios? Se abstuvieron”

La secretaria general del PSOE-A se encuentra “con todas las ganas del mundo” para defender su puesto ante “cuantos compañeros quieran hacerlo”.

Thumbnail

La secretaría general del PSOE-A hizo balance del primer año de Gobierno de PP y Cs en la Junta, en lo que se mostró muy crítica; reiteró que se ve con fuerzas sobradas para seguir liderando el partido en Andalucía; y valoró las últimas decisiones del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez, sus pactos de gobernabilidad y las relaciones con Podemos a escala nacional, en lo que se mostró displicente y, por momentos, complaciente. Especialmente crítica se mostró la ex presidenta andaluza con Ciudadanos Andalucía y el vicepresidente Juan Marín, además de con la gestión en Sanidad e Igualdad.

Sobre la designación de la ex ministra Dolores Delgado como Fiscal General del Estado, Susana Díaz destacó “su valía y trayectoria pública notoria”, sin dudar de su “entrega y compromiso” como “anteriormente” en otros cargos.

En relación a que el diputado señalado desde las esferas de Ferraz Felipe Sicilia se presenta a las primarias del PSOE-A, Díaz señaló que “cuando llegue el congreso, todos podrán dar un paso al frente. Yo lo haré con todas las ganas, fuerzas y coraje. Cuantos compañeros quieran hacerlo...” podrán presentarse, insistió -hoy mismo Juan Espadas no se ha puesto a disposición del partido-, añadiendo que “eso no pueden hacerlo todos los partidos, fíjense cómo alguno en extinción está encarando marzo”, añadió en relación a Cs. Sobre el barómetro presentado por el Centro de Estudios Andaluces, Susana Díaz consideró que “está bien que se den moral pero no lo paguen los impuestos de todos los andaluces”.

La líder del PSOE-A indicó que su formación, y ella misma, está con “todas las fuerzas del mundo”. Este año de travesía en el desierto ha servido, dijo, para “aprender errores del pasado” en buscar de “una mayoría sólida". “Tengo todas las ganas del mundo”, insistió. “Cada vez que veo sufrir en algún rincón de Andalucía, me da más fuerza y más coraje”, escenificó.

En cuanto a la relación con Adelante Andalucía -la vertiente regional de Unidas Podemos con la que el PSOE gobierna en España- en la comunidad y el pacto nacional, Susana Díaz expuso que “el PSOE-A desde el minuto 1 ha apoyado el pacto”, contraponiéndolo con las reticiencias de la formación de Teresa Rodríguez, aún presentes incluso. Díaz señaló que en el Parlamento ha habido “momentos de acuerdo” como con el tema sanitario “pero al tener dos idearios distintos” no siempre es posible. Además, argumentó, “el PSOE es un partido de Gobierno” que “no puede perder perspectiva de lo que se puede y no hacer”.

Entrado de lleno en el acuerdo de Pedro Sánchez con las fuerzas nacionalistas y separatistas, Díaz negó que sean socio. “Se abstuvieron”, dijo. La líder del PSOE-A indicó que no ha “cambiado su ideario” y recordó que “algunos no quisieron sumar”, citando a Cs. “El vicepresidente ya sólo le importa ser vicepresidente” el tiempo que aguante. “Asume con normalidad que el número 2 no va a ser él”, señaló sobre la crisis del partido naranja, al que definió varias veces como “partido en extinción”. De vuelta al ámbito nacional, insistió en que “no hay acuerdo de gobernabilidad”, poniendo como ejemplo el pacto andaluz en el que Vox “es socio parlamentario” pero no de Gobierno. “Lo primero es la unidad de España, la Constitución y la igualdad y la financiación es garantía de igualdad", señaló. “Amo a mi país, me cueste lo que me cueste. España no se merecía más bloqueo. Algunos deberían envolverse menos en las banderas y querer un poquito más a su país”, señaló. Díaz añadió que no aceptará"ni un acuerdo que quiebre la unidad de España, si se sitúan fuera del marco yo sería la primera mostrarme en contra". “La bilateralidad”, dijo, “la contempla el Estatuto de Andalucía y lo reinvidinqué con Rajoy. Cuando se abra el debate de la financiación, defenderé lo mismo que defendía en el Gobierno. Andalucía está mal financiada, necesita 4.000 millones”. Sobre las protestas que anuncia el presidente Moreno en la calle, preguntó si conoce las que ya hay en la calle por la sanidad o educación y recordó que “El PSOE-A es garantía de la defensa de la igualdad y de todos los españoles. Yo soy heredera de 37 años de gobiernos socialistas -citando a todos los ex presidentes-. Y Moreno es heredero de los que decían “este no es tu referéndum””, criticó.

En relación al balance del primer año de Gobierno de Moreno, Susana Díaz habló de una estrategia para debilitar los servicios y desprestigiarlos para favorecer la privatización. Asimismo, denunció que se abran debates cerrados “como el del aborto”. También habló de un Gobierno “inestable” con más de 30 dimisiones. En definitiva, un “Gobierno débil con un socio en extinción y que depende del socio de la ultraderecha, al menos de momento” y sobre el que “ayer verbalizaron que comparten parte importante” de su ideario. Susana Díaz contrapuso el Ejecutivo de Moreno y Marín con el Gobierno de España, marcando la agenda social con las pensiones" y “feminista”. “Es un año en el que es evidente que Andalucía ha ido a peor”, censuró.