Málaga contará con un autobús urbano eléctrico que circulará sin conductor

Autobuses de la compañía Avanza
Autobuses de la compañía AvanzaAvanza

La ciudad de Málaga contará en los próximos meses con el que será primer autobús de transporte urbano de pasajeros autónomo que, además de ser eléctrico, circulará sin conductor.

El vehículo, de la empresa Avanza, dará circulará en período de prueba piloto entre tres y seis meses realizaré el trayecto que une el Puerto de Málaga y el centro de la ciudad con el fin de transportar a viajeros que lleguen a la capital procedentes de cruceros.

La iniciativa cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Málaga y se realizará con un autocar fabricado por Irizar que circulará por las vías habituales y no a través de los carriles habilitados para los autobuses municipales, según confirmó el director general de Avanza, Valentín Alonso. Según explicó, la puesta en servicio de esta iniciativa responde a la estrategia de la empresa de apostar por la innovación, la digitalización y las nuevas tecnologías, con el objetivo de «responder a los retos que todo tipo de transporte plantea en la actualidad». No en vano, la compañía está desarrollando en la actualidad una firma apuesta por «electrificar» su flota de autobuses de forma racional y sostenible. Avanza factura unos 500 millones de euros al año en la actualidad y destina una inversión de entre unos 30 y 40 millones de euros cada ejercicio en renovación de su parque. Alonso abogó por reforzar la planificación de todos los sistemas de transporte y por la intermodalidad, empleando las actuales nuevas tecnologías para afrontar los actuales retos de la movilidad y hacer frente a las negativas consecuencias que, por ejemplo en términos de pérdida de viajeros, ha tenido el tren de Alta Velocidad respecto de los autobuses. El director Avanza reconoció el impacto que las líneas de Alta Velocidad tienen en las rutas de transporte en autobús que realizan un recorrido similar. En el caso del trazado entre Madrid y Valencia, detalló que el autobús ha perdido hasta el 60% de los viajeros. No obstante, Alonso aseguró que el «AVE no es el enemigo del autobús», sino «la falta de planificación».