Mario Jiménez reaparece y apela a la importancia del «voto secreto y libre»

SUCESIÓN EN EL PSOE-A. El ex portavoz parlamentario apunta que «es la primera vez desde el 93 o 94» que «no está un presidente de la Junta» entre los candidatos «a optar a la secretaría general»

Mario Jiménez, sobre las primarias en el PSOE-A: "Lo fundamental es lo que expresen los militantes con su voto libre"
El parlamentario por el PSOE de Huelva Mario Jiménez PSOE DE HUELVA.

Mario Jiménez representa una corriente en el PSOE-A que en la calle San Vicente no se nombra y, sin embargo, existe. Cuando el ex portavoz parlamentario de Susana Díaz quedó relegado como ofrenda a Ferraz, la líder de los socialistas marcó el terreno y ahondó en las enemistades internas. El diputado onubense, del que no dudan que «se está moviendo», se caracterizó por una lealtad al límite de lo debido, en tanto que era, junto a Rafael Velasco y la propia Díaz, parte del trío de «cachorros» de Griñán a los que denominaron «griñaninis». Mario Jiménez fue, por encargo de Díaz, el rostro visible de la gestora que pilotó el PSOE nacional tras la batalla orgánica de infausto recuerdo del otoño de 2016. El rocoso parlamentario socialista por Huelva –al que un amplio sector socialista echa de menos en un primer plano de las labores de oposición tras un año del PSOE-A sin dar batalla en el Parlamento– se refirió a las primarias que celebrará el partido a escala regional para elegir a un nuevo líder, resaltando que «lo fundamental» no son las decisiones personales de quienes quieran optar a liderar el PSOE-A sino «lo que expresen los militantes con su voto libre y secreto» de cara dicho congreso regional.

Mario Jiménez remachó que en Andalucía no está convocado aún congreso regional (no se espera para antes del verano, posiblemente, después) y, por tanto, «más allá de las declaraciones de intenciones que cada uno pueda tener, no hay tampoco más que decir». Jiménez apuntó que se da una situación «totalmente nueva» ya que es «la primera vez» en muchos años, «desde el año 93 o 94, que el PSOE de Andalucía va a celebrar un congreso regional en el que, entre quienes puedan a optar a la secretaría general, no está un presidente o presidenta de la Junta». Jiménez insistió en que «a lo hay que estar es a lo que diga finalmente la militancia», por lo que quien cumpla los requisitos para presentarse «está en su derecho a hacerlo cuando llegue el momento». «Pero esto no va de la opinión de una persona sino de la de los 45.000 militantes del partido en Andalucía que cuando llegue el momento expresarán de manera libre y secreta» su opinión, destacó el parlamentario.

Mario Jiménez vaticina una participación «amplísima» y «una lección de democracia». La militancia, señaló, «elegirá a los mejores» para que el PSOE-A «de nuevo se convierta en la referencia fundamental desde el punto de vista político en Andalucía» y de cara a unas elecciones autonómicas, «recuperemos para los andaluces el Gobierno de Andalucía que ahora está en manos de una coalición de intereses particulares de la extrema derecha que en nada beneficia a la inmensa mayoría de los andaluces». Preguntado sobre la candidatura de Susana Díaz, señaló: «Yo no voy a expresarme en nombre de nadie». «Lo importante es que cuando llegue el momento los militantes se expresen con su voto secreto y libre», señaló. Susana Díaz ya ha comenzado los movimientos precongresuales, con encuentros con los cargos orgánico provinciales. Y los movimientos estratégicos previos a este tipo de cónclaves. En diputaciones como la de Cádiz, de hecho, ya hay más asesores socialistas que diputados. Susana Díaz insistió ayer en que la decisión sobre quién lidera el PSOE-A sólo es de los militantes.

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz. María José López / Europa Press FOTO: María José López Europa Press