Un salón de juego por cada 9.557 andaluces, la mayor oferta por habitante en Huelva y la menor en Granada

En las capitales la densidad es algo mayor: uno por cada 7.196 habitantes y en las demás ciudades, uno por cada 10.987 habitantes

Andalucía tiene un salón de juego por cada 9.557 habitantes, la provincia con mayor oferta de salones es Huelva, con uno por cada 4.309 habitantes, y la que menos es Granada, con un salón por cada 16.329 ciudadanos.

En las capitales de provincia la densidad es algo mayor: uno por cada 7.196 habitantes y en las demás ciudades en las que hay esta oferta de ocio hay uno por cada 10.987 habitantes, según la documentación sobre el juego en Andalucía facilitada a Europa Press por la Federación Andaluza de Asociaciones Máquinas Recreativas, Salones y Ocio (Anmare).

Estos datos se corresponden con mayo de 2020, "sin considerar los eventuales cierres o irregularidades derivados de la epidemia de Covid-19", han precisado desde la Federación, que cifra en 880 los salones para 8,5 millones de habitantes, con un leve crecimiento --diez nuevos salones-- desde 2019.

"El ritmo de aperturas se ha ralentizado, cabe pensar que la demanda se está saturando pasado el efecto novedad de los últimos años", ha valorado Anmare, informando de que en las capitales hay 2,4 millones de habitantes con una oferta de 332 salones, es decir, uno por cada 7.196 habitantes.

Además de las ocho capitales, hay 548 salones en otras 182 ciudades andaluzas, que suman con 4,5 millones de habitantes. En estas ciudades hay uno por cada 10.987 habitantes y hay 1,5 millones de residentes en 596 municipios en los que no hay ningún salón de juego.

Por provincias

Huelva es la que más salones tiene por habitantes y Granada la que menos, entre medias de ambas están Cádiz, Jaén y Sevilla, con algo más de un salón por cada 10.000 habitantes, y Almería, Málaga y Córdoba un poco por debajo de esa referencia.

Los salones dan empleo a 4.400 personas, según los datos de Anmare, que considera que "lógicamente, las restricciones establecidas por el estado de alarma supusieron el pase a ERTEs de casi todos ellos (salvo el personal destinado al mantenimiento), entre el 14 de marzo y mediados de junio".

En el último mes y medio la actividad de los salones se reactiva “a diferentes velocidades”. A finales de julio estaban abiertos el 80%, casi el 100% las capitales y principales ciudades, y han salido de los ERTE “más de 3.520 empleados” y “aún quedan 880 empleados en ERTES”. El año pasado visitó algún salón un 8,2% de la población comprendida entre 18 y 75 años, es decir, unos 520.000 clientes, “en su mayoría hombres menores de 35 años”.