Desmantelan una organización dedicada al tráfico internacional de marihuana en Córdoba

La droga era enviada a países de la Unión Europea a través de empresas de mensajería y paquetería

La Guardia Civil ha desarticulado en Córdoba una organización criminal dedicada al tráfico internacional de marihuana, que era enviada a países de la Unión Europea (UE) a través de empresas de mensajería y paquetería, logrando también los agentes en la misma operación liberar a cuatro víctimas de trata de seres humanos, a la vez que han detenido a tres personas de nacionalidad extranjera, intervenido más de 50.000 euros y desmantalado tres plantaciones con más de 6.000 plantas de marihuana.

Todo ello lo ha llevado a cabo la Benemérita en el marco de la operación ‘Enlai’, en base a las investigaciones que comenzaron el pasado mes de mayo, tras detectar la Guardia Civil y el Departamento de Aduanas del Aeropuerto de Sevilla un paquete que había sido enviado desde Córdoba al Reino Unido, el cual contenía cinco bolsas envasadas al vacío que transportaban marihuana, arrojando un peso total de 5,6 kilogramos.

Ante ello, se hicieron gestiones que permitieron averiguar que el mismo día había sido enviado otro paquete de similares características, el cual se comprobó, tras ser localizado e inspeccionado, que transportaba nueve kilogramos de la misma sustancia, procediéndose a la intervención de ambos envíos.

El desarrollo de la investigación permitió averiguar que detrás de estos envíos se encontraba una organización criminal perfectamente estructurada, que se había afincado en Córdoba, compuesta íntegramente por ciudadanos de nacionalidad extranjera, que se estaba dedicando al tráfico de marihuana desde Córdoba a otros países de Europa.

El avance de las investigaciones permitió determinar el ‘modus operandi’ de la organización consistía en el cultivo, envasado al vacío y posterior envío de marihuana a distintos países europeos, utilizando para ello gran cantidad de paquetes de reducidas dimensiones y peso, para evitar con ello que fuesen detectados, logrando de esta manera que la mayoría de los envíos llegaran a su destino y obteniendo así un alto beneficio económico.

Las gestiones practicadas permitieron comprobar que en los lugares donde se encontraban los cultivos de marihuana, tipo ‘indoor’, vivían personas de nacionalidad extranjera, las cuales no abandonaban bajo ninguna circunstancia las plantaciones, siendo provistas de comida y otros enseres necesarios para sobrevivir por otros integrantes de la organización criminal, lo que alertó de que dichas personas podrían estar siendo víctimas de un delito de trata de seres humanos.

Una vez ubicados todos los lugares utilizados por la organización criminal, tanto para las labores logísticas, como para el cultivo o guarda de las sustancias estupefacientes, se procedió a la explotación de la operación, realizándose un total de siete registros autorizados por la Autoridad Judicial, cinco de ellos en viviendas, uno en un local comercial y otro en una nave industrial, ubicados en las provincias de Córdoba y Sevilla.

Dichos registros han permitido, además de la detención de tres de los integrantes de la organización, la liberación de cuatro personas de nacionalidad extranjera que estaban siendo víctimas de un delito de trata de seres humanos, así como el desmantelamiento de tres plantaciones tipo ‘indoor’ de alto rendimiento, la aprehensión de más de 6.000 plantas de marihuana, la intervención de 50.915 euros y la incautación de numerosos efectos relacionados con el cultivo de la marihuana.

Además, los registros permitieron corroborar las sospechas de los investigadores respecto a las condiciones precarias e insalubres en las que vivían las personas que allí se encontraban custodiando las plantaciones.

Por otra parte, se ha determinado que las víctimas de trata de seres humanos carecían de cualquier tipo de documentación, no estaban recibiendo remuneración alguna por su labor, y aludían para ello al pago de una deuda contraída con la organización por el traslado e ingreso en territorio nacional.

La operación ha sido desarrollada por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba, con el apoyo del Equipo Mujer Menor (Emume) de dicha Unidad Orgánica de Policía Judicial, el Destacamento Fiscal de la Guardia Civil del Aeropuerto de Sevilla, el Destacamento de Vigilancia Aduanera de Sevilla, las unidades de Seguridad Ciudadana de Córdoba, Jaén y Sevilla, así como otras unidades dependientes de la Comandancia de Córdoba.