El contenedor de vidrio más grande del mundo recorre Andalucía

La comunidad andaluza fue la segunda que más creció en la recogida selectiva en 2019

Ecovidrio ha colocado en Sevilla el contenedor más grande del mundo, con una altura de ocho metros, que recorrerá las ocho capitales de provincia dentro de la campaña “Andalucía recicla a lo grande”.

Andalucía fue la segunda comunidad que más creció en la recogida selectiva de vidrio en el 2019 y, para celebrar los resultados positivos y continuar la labor de concienciación, se activa esta campaña, y Sevilla es la primera ciudad en la que se desarrollará la acción, entre el 28 de septiembre y el 4 de octubre, con actividades de sensibilización destinadas a todos los públicos, ha informado en un comunicado.

Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclaje de envases de vidrio en España, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), en colaboración con el Ayuntamiento de Sevilla, son los que han puesto en marcha la campaña ‘Andalucía recicla vidrio a lo grande’.

El contenedor gigante, de ocho metros de altura, es el más grande del mundo y se encuentra ubicado en una de las zonas más céntricas de la capital andaluza.

Borja Martiarena, director de marketing de Ecovidrio, ha destacado el compromiso de los andaluces con el reciclaje de envases de vidrio durante el último año, donde creció un once pro ciento hasta alcanzar 120.862 toneladas, lo que supone que cada andaluz recicló una media de 14,4 kg de vidrio a través del contenedor verde, equivalente a unos 49 envases.

Con el objetivo de facilitar la labor de reciclaje a los ciudadanos, durante 2019 Ecovidrio ha instalado en la comunidad 1.185 nuevos contenedores hasta alcanzar los 35.955 iglúes, lo que sitúa la ratio en un contenedor por cada 234 habitantes.

Ha destacado la apuesta de más de veinte ayuntamientos para garantizar el cumplimiento de las ordenanzas municipales que recogen la obligatoriedad de separar los residuos de envases de vidrio en origen para los grandes generadores.