Aguilera critica el “Gobierno del cambiazo” y de la “degeneración democrática”

Moreno anuncia encuentros con partidos y agentes sociales para consensuar proyectos que podrían recibir financiación europea

Dos tonos muy distintos utilizó la portavoz de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, en el Debate sobre el Estado de la Comunidad. En su primera intervención empleó un tono crítico pero sosegado, poniendo más énfasis en la escasez de leyes impulsadas por el Gobierno andaluz y en la promesa del presidente de la Junta, Juanma Moreno, de crear 600.000 puestos de trabajo. Aguilera propuso, entre otras cuestiones, la creación de una tasa Covid y una Ecotasa, además de elevar la fiscalidad al juego y la creación de una Banca Pública, una iniciativa habitual en sus discursos. Junto a ello, reclamó una financiación autonómica “justa” y pidió “diligencia” al Ejecutivo andaluz a la hora de presentar proyectos que podrán recibir financiación europea.

También, en un terreno más ideológico, denunció que la Junta “expropia el bien común para llenar el bolsillo de unos pocos” y lamentó la gestión que está realizando la Consejería de Educación. “¿Cómo puede seguir el señor Imbroda de consejero?”, se preguntó, puesto que su departamento “está instalado en la polémica permanente”.

En su segunda intervención, Aguilera sacó la artillería y calificó al Gobierno andaluz como el Ejecutivo “del cambiazo” y de la “degeneración democrática”. Aludió a asuntos como la investigación judicial del PP en Almería y criticó que cuando Moreno habla de Modernidad “habla en realidad de hormigoneras”. “Su modelo económico está caduco. Es el capitalismo el que ha llevado al planeta a la situación en la que está”, proclamó, no sin antes censurar que el Ejecutivo autonómico es el “adalid de la opacidad”.

Moreno, por su parte, anunció que en breve citará a los partidos y a los agentes sociales para consensuar proyectos que podrían recibir financiación europea. Unas reuniones que pilotará el vicepresidente de la Junta, Juan Marín. Insistió en la necesidad de “liberalizar” y advirtió de que, para elevar el gasto público, “hay que tener una base sólida de ingresos”.