La promotora del Algarrobico, “dispuesta a colaborar” con la administración y “resolver” el problema

El alcalde de Carboneras ve “una cortina de humo” en el anuncio de incluir una partida en los Presupuestos de la Junta para su derribo

Imagen de El Algarrobico cubierto con una tela verde por Greenpeace
Imagen de El Algarrobico cubierto con una tela verde por Greenpeace

La promotora Azata ha trasladado su “disposición” para “cumplir el marco legal” y “resolver” el conflicto en torno al hotel construido en el paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), al tiempo que ha mostrado abierta a “colaborar” con la administración.

“Estamos dispuestos a colaborar con la administración y abiertos a lo que nos quieran plantear que esté dentro del marco legal para resolver el problema”, ha indicado el presidente de la empresa, José Rodríguez, no sin antes remarcar que lo que ha anulado en firme el Tribunal Supremo (TS) “no fue nuestra actuación, sino la actuación de la administración pública”.

En declaraciones a Europa Press, Rodríguez ha declinado valorar el anuncio del líder del Gobierno andaluz, Juanma Moreno, quien en el debate sobre el estado de la comunidad avanzó una partida en los presupuestos para “empezar los primeros trabajos de demolición del Algarrobico”, y ha recordado que la promotora obtuvo en 2003 una licencia de obras “que es legal conforme a la normativa autonómica y municipal vigente y aprobada dos años antes de que compraremos los terrenos y que luego fue anulada por el Supremo”.

“Cumplimos la normativa en todo momento, la que estaba vigente, y la que, efectivamente, fue anulada posteriormente, pero, lo recalco, esa norma urbanística estaba aprobada dos años antes de que comprásemos los terrenos y nosotros obtuvimos una licencia completamente legal en base a esta”, ha afirmado en la misma línea en la que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) concluyó en sentencia firme en 2014.

En esta línea, Rodríguez ha apuntado que lo que “ha traído a la situación actual” en torno al hotel de una veintena de plantas y 411 habitaciones ha sido el hecho de que “tres administraciones aprobasen una norma urbanística, la publicasen, las empresas cumpliésemos al construir y luego, se anulase esa norma”.

“Eso es lo que nos ha traído hasta aquí y es bueno recordar que había un Plan Parcial para el sector ST-1 aprobado por todas las administraciones, en base al que se nos dio la licencia, y que lo que después ha resultado anulado no fue nuestra actuación sino que fue la actuación de la administración pública”, ha insistido en alusión al fallo de 2016 del Alto Tribunal que declaró que El Algarrobico y El Canillar, donde también estaba previsto desarrollo residencial, son áreas ambientalmente protegidas del parque natural de Cabo de Gata-Níjar y no son urbanizables.

El presidente de la empresa promotora del hotel ha trasladado que cualquier administración “puede anular la licencia y puede derribar el edificio” y al ser interpelado sobre una posible responsabilidad patrimonial por la que debería articularse indemnización por daños y perjuicios, ha respondido con un escueto “está en el trámite”.

Ha señalado, en este punto, que Azata “ya negoció” en 2006 con el entonces Ministerio de Medio Ambiente “la indemnización del hotel”. “Se negoció y estuvo cerrado”, ha concluido.

Por su parte, el alcalde de Carboneras (Almería), José Luis Amérigo, ha calificado de “cortina de humo” el anuncio del presidente de la Junta andaluza con respecto al hotel en El Algarrobico y ha avisado de que “solo pretende tapar su autorización, comunicada el mismo día, a la descarga de 100.000 toneladas de mineral de hierro de Alquife” en el puerto del municipio.

“Su revolución no es verde: es la de teñir de rojo el parque natural, la del inicio del fin del Cabo de Gata-Níjar como lo conocemos y la de dar la espalda a Carboneras y esta comarca, olvidando el verdadero sentido de la Transición Justa en la que estamos inmersos por el cierre de la central térmica”, ha trasladado.

Amérigo (PSOE) ha reclamado a Moreno que “deje a un lado las maniobras políticas” y “atienda ya las necesidades reales de Carboneras, con inversiones que den soluciones” y ha remarcado que los vecinos del municipio “requieren del compromiso del presidente andaluz con la localidad y la comarca, con inversión para crear empleo y merecen sensibilidad hacia su salud, y no maniobras de distracción como esta”.

“No es casualidad que llegue este anuncio ahora, justo el mismo día en el que se nos comunicó la autorización por parte del Gobierno de Moreno Bonilla de descarga y manipulación del mineral de hierro en el Puerto, despreciando nuestras alegaciones, y contra las que seguiremos luchando con todos los medios a nuestro alcance”, ha advertido.

En esta línea, ha señalado “las consecuencias negativas para nuestro pueblo que puede tener esta práctica, desde el punto de vista de la salud” y también, según ha subrayado, “en términos económicos y medioambientales” al tiempo que le ha exigido que “pare una descarga de mineral de hierro que representa justo lo contrario al respeto al medio ambiente yendo de la mano de nuevas oportunidades para construir el futuro de Carboneras”.

“No puede hablarse de revolución verde cuando la verdad es que se va a teñir de rojo el parque natural y cuando, encima, desde la Junta de Andalucía están dando la espalda a la Transición Justa en la que estamos trabajando”, ha insistido.

Amérigo ha lamentado, en esta línea, la “falta de respuesta desde hace diez meses” del líder del Gobierno andaluz al ofrecimiento “para mantener un encuentro en el que abordar la participación de su gobierno en esa Transición Justa, que sienta las bases para crear empleo y riqueza frente los 500 puestos de trabajo, en un pueblo de 8.000 habitantes, que se pierden con el cese de actividad de la central de Endesa”.

“Desde el Ayuntamiento y el Gobierno de España estamos haciendo nuestra parte de los deberes y son muchas las iniciativas empresariales que diferentes interesados han puesto sobre la mesa para generar empleo sostenible en el tiempo y de calidad, al par que se respeta nuestra salud y se preserva nuestro privilegiado entorno, pero sin que hasta ahora no hayamos encontrado con la implicación que corresponde a otra parte fundamental como es la Junta de Andalucía”, ha concluido.