Toni Valero (IU): «A Teresa Rodríguez se le declaró diputada no adscrita no por ser madre, sino por transfuguismo»

Confía en que los parlamentarios readmitidos en Adelante Andalucía vuelvan a salir del grupo y fía un futuro Gobierno con el PSOE a la coyuntura y a las bases

El coordinador general de IU en Andalucía, Toni ValeroROCIORUZ

Habita desde hace varios meses en un mundo en pandemia, como todos, pero él suma otro virus a su realidad: el que asola al Grupo Parlamentario de Adelante Andalucía, que ha pasado en unos días de tener 17 miembros a nueve, y otra vez 17. Con todo, Toni Valero (Madrid, 1981), líder autonómico de una de las formaciones que lo integran, IU, dice haberse propuesto que la «traición» o la «deslealtad» no le hagan perder de vista que se ha de «tender la mano a otros aliados de izquierda».

–Después de la expulsión de ocho diputados del Grupo de Adelante, entre ellos Teresa Rodríguez, han sido readmitidos, ¿y ahora qué?

–La Mesa del Parlamento nos ha requerido que la portavoz –la diputada de IU Inmaculada Nieto– certifique la baja de quienes creemos que son tránsfugas de Podemos, de su formación política, la documentación donde quede claro.

–¿Hay que acreditar la baja de Podemos o de Adelante?

–De Podemos porque Adelante no es un partido con afiliados, es una coalición donde hay varias fuerzas políticas y cada una, excepto las andalucistas porque no tenían, puso a sus diputados. La baja, por tanto, no se puede dar de Adelante porque no existe la afiliación en Adelante. Imagino que revisarán los censos donde están los inscritos y aparecerán las bajas. De hecho, he visto ya esos documentos y la Mesa los tiene.

–Entiendo que confían en que se restituya la situación previa, ¿no?, que vuelvan a salir.

–Claro. De lo contrario se generaría una situación absolutamente inconcebible. Como se plantea en la Ley Antitransfugismo, en un acuerdo entre todos los partidos y es el uso común, son los partidos los que tienen que controlar y mandar a sus grupos institucionales. Si no fuese así, lo que estaríamos diciendo es que los diputados, una vez que son elegidos, pueden hacer lo que quieran y el partido no puede intervenir. Eso es lo que pasó durante años en ayuntamientos y generó un grave problema. Muchos concejales por cuestiones urbanísticas se saltaban la disciplina de partido y se salían de la lógica, o por mociones de censura. Es importante que en esos casos prevalezca la voz de la formación política para controlar que no se dé el transfuguismo. Si se acredita que estas personas ya no son de Podemos, la Mesa debe considerar que, en efecto, éste puede plantear que no sean tampoco del grupo.

–¿Temen que intenten, una vez dentro de nuevo, echar a los diputados de IU, son mayoría...?

–Volveríamos a la misma lógica. Los diputados que están en Adelante por IU, que son seis, se deben a IU y los de Podemos a Podemos. No puede la mayoría del grupo expulsar a una minoría porque ya no le guste. Estos diputados de IU están blindados salvo, por ejemplo, que alguno se dé de baja de la formación, entonces seríamos nosotros los que los expulsaríamos, pero no la mayoría del grupo.

–Mirando atrás, ¿esperarían a que Rodríguez hubiera vuelto de su permiso maternal?

–A Teresa se le declaró diputada no adscrita no por ser madre, sino por transfuguismo. Y dicho sea de paso, no ha tenido problemas durante ese permiso en cambiar las cuentas corrientes del grupo y en quitarle los poderes a los administradores económicos de IU para que no pudiesen acceder a los recursos que les correspondían, por tanto, haber traído la baja maternal al debate, sonroja.

–Por cierto, ¿les han llegado ya los más de 109.000 euros de la asignación del grupo que no aparecían...?

–No. El pasado 28 de agosto Teresa Rodríguez retiró los poderes a nuestro administrador. Semanas después, en octubre, abrió una cuenta al margen de a la que llegaban los ingresos del Parlamento, a la que se envió el dinero trimestral, y de ahí pudimos recuperar en su momento 60.000 euros y todavía quedaría el resto al que has hecho mención. Eso sigue como estaba. Ahora estamos preocupados por lo importante, que es la cuestión política, aunque, evidentemente, lo de los recursos es un problema porque hay que pagar los seguros sociales y otras cosas del personal que tenemos trabajando en el grupo parlamentario.

–Tengo entendido que hubo quien en IU avisó de que la confluencia, con Anticapitalistas de por medio, no iba a acabar bien, ¿qué les diría?

–Hicimos lo que teníamos que hacer y creo que acertamos, en el sentido de que había y hay que apostar por una confluencia con Podemos. El problema ha sido que la dirección de éste en Andalucía se fue. Con Podemos seguimos aliados y seguiremos conjuntamente las próximas elecciones. Pero el que Anticapitalistas haya usurpado de esa manera la dirección de Podemos, porque está claro que tenían ese plan, a ese partido le ha generado un problema enorme y a nosotros nos ha causado un daño colateral el transfuguismo de Anticapitalistas en Podemos.

–Rodríguez no se ha movido del «con el PSOE ni muerta», ¿por qué les sirvió en 2018 y ya no?

–Siempre hemos planteado que la política de alianzas con el PSOE o con otras fuerzas, salvo con Podemos que entendemos que es estratégica, dependía muy mucho de la coyuntura, había que analizarla para ver si daba para buscar un pacto o no. Tiene que haber un programa político donde nuestras posiciones tengan cabida y, por supuesto, el refrendo de las bases. Con el PSOE podemos pactar o no, votarle a favor de una investidura o no y entrar en un cogobierno o no. Las distintas opciones están abiertas. A nivel estatal nos parecía que había que explorar un pacto con el PSOE porque el peso de la ultraderecha era enorme y era necesario que el campo democrático con un programa progresista gobernase. En esta coyuntura así lo vimos y las bases decidieron en referéndum a favor del cogobierno con más de un 90%, pero no tenemos una postura dogmática. El problema lo tiene Teresa, que era dirigente de un partido cuyas bases en el 95-96% decidieron que había que gobernar con el PSOE.

–De cara al futuro, ¿la idea es reeditar en Andalucía el actual Gobierno central de coalición?

En la hipótesis que nos tenemos que poner ahora es en la de tener una alternativa de gobierno a las tres derechas en donde nuestro espacio político sea fundamental. A partir de ahí, ¿podrá haber Gobierno con el PSOE? Lo dirán las bases y la coyuntura. Estamos en el tiempo político de ofertar a la ciudadanía respuestas para el hoy, no en pensar en elecciones. Hay una pandemia y una crisis económica y tenemos que estar en eso y en el camino construir una alternativa de gobierno. Ya veremos los números qué nos dicen.

–El Ejecutivo autonómico ya tiene Presupuesto para 2021, ¿Adelante los apoyará?

–Hacen falta unas cuentas más ambiciosas porque necesitamos un fortalecimiento de los servicios públicos para poder hablar de un Estado protector y ha quedado claro que además del turismo y del sector servicios, hay que desarrollar un tejido industrial sostenible. Los Presupuestos de la Junta son muy timoratos. La UE y el Gobierno central han planteado que el déficit pueda ser mayor y hay margen para hacer políticas expansivas que pongan los cimientos para un cambio de modelo productivo, pero si el Ejecutivo autonómico quiere dialogar, lo haremos, entraremos en las propuestas. Hemos computado que hasta 1.500 millones más se podrían movilizar.

-¿Y de dónde saldrían los 1.500 millones de los que me habla?

-La política fiscal debe cambiar porque hay grandes fortunas que tienen absolutos privilegios fiscales, eso habría que reconsiderarlo, como reorientar determinadas partidas a la inversión en tejido productivo o a los servicios públicos. Ésa es la cifra final a la que han llegado nuestros diputados del grupo, después de hacer un estudio de las cuentas.

-IU ha elevado al Parlamento el contagio masivo de sanitarios en Granada, ¿les constan denuncias similares en otras provincias?

-Nos han llegado bastantes denuncias de los sanitarios, en la primera ola la fundamental era la falta de medios de protección y en la segunda la falta de personal en sí, porque muchos están confinados y no pueden estar en primera línea. Puede ser cierto lo que dice el Gobierno andaluz de que no se encuentran médicos para contratar, pero eso se puede mitigar si hacemos que ellos y las enfermeras y enfermeros se dediquen a sus tareas y no a la burocracia y a los rastreos. Hay fórmulas y en el caso de la Enfermería, en concreto, el sindicato Satse asegura que se podrían contratar hasta unas 4.000 profesionales más.