El PP-A ganaría las elecciones con ocho escaños más que el PSOE-A

Vox se colocaría como tercera fuerza política del Parlamento, por delante de Ciudadanos

El presidente andaluz, Juanma Moreno, es el líder mejor valorado, según el Centra
El presidente andaluz, Juanma Moreno, es el líder mejor valorado, según el CentraServicio Ilustrado (Automático) JUNTA DE ANDALUCÍA

Las encuestas refrescan la memoria astillada y dibujan escenarios a futuro. Según la última armada por la Fundación Centro de Estudios Andaluces (Centra) difundida hoy, el Barómetro autonómico, el PP-A sería la fuerza más votada de celebrarse ahora elecciones al Parlamento regional, con un 26,6% de los votos, lo que se traduciría en 37 escaños; y Vox adelantaría a Ciudadanos (Cs), con el 15,7% de los sufragios, lo que supondría 17 asientos en la Cámara andaluza, frente al 12,2% que arañaría la formación naranja, que obtendría 14 escaños. De hecho, la suma de votos del PP y Vox rozaría la mayoría absoluta, situada en 55 diputados, al quedarse en 54. Al PSOE-A, el partido que ganó los comicios autonómicos de diciembre de 2018 pero sin la mayoría para gobernar, el Centra le otorga el 23,5% del respaldo de las hipotéticas urnas, lo que lo colocaría como la segunda fuerza de la región y 28 representantes en la Cámara regional.

Una supuesta coalición autonómica conformada por Podemos e IU lograría el 10,3% de los sufragios y podría hacerse con 11 escaños. Al margen, Adelante Andalucía, que se entiende sería la opción política que lidere la ex líder del grupo parlamentario con ese nombre, Teresa Rodríguez, ahora fuera de él, llegaría hasta el 4,8%, lo que haría que tuvieran dos diputados.

Con todo, las horquillas de estimación de voto oscilarían entre los 35 y los 38 escaños para los populares; los 27 y los 30 para los socialistas; los 16 y 19, en el caso de Vox; Ciudadanos podría contar con entre 13 y 15; Podemos e IU con entre 10 y 12; y Adelante Andalucía entre 1 y 3. Es decir, por arriba, PP y Vox superarían los 55 de la mayoría absoluta sin necesitar a ningún otro partido.

Se trata de resultados similares a los del anterior Barómetro hecho público el pasado 7 de octubre, que adjudicó al PP el 30,2% del «sí» del electorado, un 3,6 menos con respecto al dato conocido hoy; al PSOE un 26,4%, 2,9 puntos menos; a Vox el 13,3% de los votos, ahora tendría 2,4 más; y el 11,9% para Cs, que subiría un 0,3. De su lado, Podemos recabó en octubre el 10,8%, esto es, habría perdido un 0,5 desde entonces y a Adelante le adjudicaron entre cero y dos escaños.

El Barómetro del Centra, ente dependiente de la Consejería de la Presidencia de la Junta, analiza también el grado de conocimiento y valoración de los principales dirigentes políticos de la comunidad y de ese apartado del trabajo se desprende que el actual presidente andaluz, el popular Juanma Moreno, es el único que aprobaría, con 5,32 puntos. Le sigue el vicepresidente del Ejecutivo regional y máximo dirigente autonómico de Cs, Juan Marín, con un 4,73; y por detrás estaría el portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, quien habría obtenido un 4. En cuarta posición, los resultados del sondeo colocan a la secretaria general del PSOE-A y ex presidenta de la Junta, Susana Díaz, quien tiene un 3,98; luego la secretaria general de Podemos Andalucía, Martina Velarde, se apunta un 3,96; y, por último, la ex presidenta del Grupo Parlamentario de Adelante, Teresa Rodríguez, cierra con un 3,71. Si bien, en cuanto al grado de conocimiento, es Díaz la que ocupa el primer lugar, con un 94%, por delante de Moreno, al que se cose el 93,8%, y de Marín, con un 67,1%. Saben quién es Rodríguez el 58,8%, Hernández el 28,1% y Velarde el 16,4%.

Los consejeros del Gobierno andaluz también han sido puntuados y todos por debajo del 5. El titular del departamento de Presidencia, Elías Bendodo (PP), el que lo roza, con un 4,91. A continuación está la consejera de Fomento, Marifrán Carazo (PP), con un 4,86; y la de Agricultura, Carmen Crespo (PP), con un 4,82. Por detrás, el titular de Transformación económica, Rogelio Velasco (Cs), es el último, con un 4,29; la de Igualdad, Rocío Ruiz (Cs), la antepenúltima, con un 4,42; y antes que ella la de Empleo, Rocío Blanco (Cs), tiene un 4,48.

Preguntados los encuestados por la gestión del Gobierno andaluz de PP y Cs, el 37,8% la considera «mala» o «muy mala», frente al 34,3% que la define como «buena» o «muy buena». Si se les interroga por la del Ejecutivo central, también de coalición pero de PSOE y Unidas Podemos, el 10,6% opina que es «buena» o «muy buena» y el 67,7% cree que es «mala» o «muy mala». La gestión de Moreno como presidente es más reconocida que la de su equipo, al entender el 34,9% que es «buena» o «muy buena» y verla el 36,2% «mala» o «muy mala».

Pese a la pandemia, lo que más preocupa a los andaluces, al 57,3%, es el paro, seguido por la covid, que inquieta al 8%, y de la crisis causada por ésta, que desvela al 3,6%. Al interrogante de si hay algún problema surgido como consecuencia de la pandemia, el 36,8% responde que la imposibilidad de visitar a sus familiares y a cuál es el principal miedo tras nueve meses de crisis sanitaria, el 23,2% señala el futuro de sus hijos y nietos. Se han realizado 3.600 entrevistas entre el 23 de noviembre y el 3 de diciembre.

Los resultados, desde un aval a la Junta a una «tapadera»
La secretaria general del PP-A, Dolores López, destacó que el barómetro del Centra refleja que los andaluces «avalan al Gobierno del cambio de Juanma Moreno y al mismo tiempo castigan la política destructiva del PSOE-A». En un comunicado sobre los resultados del barómetro, que otorgan al PP la victoria, López sostuvo que los datos también reflejaban que los ciudadanos están avalando «la gestión del Gobierno de andaluz frente a la pandemia» y al mismo tiempo «siguen castigando al PSOE andaluz por las políticas de tan bajo nivel que están demostrando desde la oposición». Los aludidos, los socialistas, aseguraron que Moreno no iba va a poder «tapar con sus encuestas» el «monumental enfado» de la gente. En concreto, el portavoz parlamentario del PSOE-A, José Fiscal, criticó, vía comunicado, el «malgasto» del Ejecutivo autonómico, que «saca cada dos meses una encuesta de propaganda y autoelogio en vez de invertir en la contratación de más personal sanitario y en ayudas a la hostelería criminalizada por el Gobierno como responsable de los contagios de la Covid-19».
De su lado, desde Vox aseveraron que les «agradaba» la tendencia «alcista» que le adjudicaba el sondeo, aunque subrayaron que tiene «los pies en el suelo» y seguirán trabajando para alcanzar los objetivos a los que se comprometió. En un audio difundido por el partido, el diputado por Granada Francisco Ocaña dijo que la encuesta que le importa a su formación es el «termómetro de la calle». En cuanto a Cs, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, destacó que el partido naranja ha crecido «cuatro puntos» en estimación de voto en un año, desde las elecciones generales de noviembre de 2019.