Fundación “la Caixa” destina 79.180 euros a cuatro proyectos de transformación social en Andalucía

A propósito de las necesidades surgidas a raíz de la crisis sanitaria y social de la Covid-19 la institución refuerza su apoyo a las entidades sociales

Con esta convocatoria, la Fundación “la Caixa” pretende revertir esta situación apoyando directamente a las entidades sociales comprometidas con el territorio
Con esta convocatoria, la Fundación “la Caixa” pretende revertir esta situación apoyando directamente a las entidades sociales comprometidas con el territorioLa Razón

La Fundación “la Caixa” ha concedido una ayuda de 79.180 euros a cuatro proyectos de mejora de la calidad de vida de la población más vulnerable que vive en el medio rural, prioritariamente en municipios de menos de 10.000 habitantes, en la comunidad de Andalucía. Los proyectos se distribuyen en dos provincias: Cádiz (1) y Sevilla (3). En el conjunto de España, la convocatoria de Acción Social en el Ámbito Rural 2020 destina este año cerca de 1 millón de euros a 38 proyectos que pretenden garantizar el acceso de la población rural más vulnerable a los servicios básicos de atención a las personas, así como promover valores como la igualdad, la cohesión y la inclusión social. Las ayudas llegarán a cerca de 10.000 personas beneficiarias directas.

A propósito de las necesidades surgidas a raíz de la crisis sanitaria y social de la Covid-19, la Fundación “la Caixa” ha reforzado su apoyo a las entidades sociales. Este año, el número de proyectos presentados en esta convocatoria ha incrementado un 40%. Este dato confirma el déficit estructural que, hoy más que nunca, sufren las áreas rurales a causa de la dispersión de los núcleos poblacionales, la baja densidad de población y el envejecimiento demográfico que, a menudo, actúan de barrera para la implantación y el acceso sin límites a unos servicios de atención social de proximidad y de calidad.

Con esta convocatoria, la Fundación “la Caixa” pretende revertir esta situación apoyando directamente a las entidades sociales comprometidas con el territorio y que promueven proyectos que tienen por objetivo la promoción de la autonomía personal de personas mayores o que sufren alguna discapacidad o enfermedad, la atención a la infancia y la juventud, la inserción sociolaboral, la lucha contra el aislamiento social y la soledad no deseada o el fomento de la convivencia en el marco de la diversidad social y cultural.

Cuatro líneas prioritarias de actuación

La convocatoria de Acción Social en el Ámbito Rural se estructura en cuatro líneas prioritarias de actuación:

- Promoción de la autonomía personal, la atención al envejecimiento, a la discapacidad o a la enfermedad.

- Impulso de acciones de desarrollo sociolaboral especialmente dirigido a personas con dificultades para acceder a un empleo.

- Apoyo al valor de la comunidad local y a la cohesión social.

- Atención a la infancia y juventud y a las personas en situación de exclusión.

En el ámbito de la promoción de la autonomía personal, la atención al envejecimiento, a la discapacidad o a la enfermedad se han seleccionado 14 proyectos que tienen entre sus objetivos el mantenimiento de la gente mayor en el territorio reduciendo el desarraigo por las dificultades de atención, la mejora de la autonomía personas de personas con discapacidad con una atención integral en el lugar de residencia, la prevención y respuesta ante el aislamiento social y la soledad no deseada y la interrelación de la gente mayor con personas de otras edades (infancia, juventud, adultos).

En el ámbito del impulso de acciones de desarrollo sociolaboral dirigido especialmente a las personas con dificultades para acceder a un empleo han sido seleccionados 11 proyectos que plantean dos objetivos: el diseño de itinerarios de inserción sociolaboral adaptados a los potenciales y características del medio rural y el fomento del emprendimiento, la autoocupación y los proyectos de cooperativismo.

La tercera línea prioritaria, de apoyo al valor de la comunidad y la cohesión social, ha seleccionado 10 proyectos que impulsan el fomento de la participación y la creación de vínculos sociales entre diferentes territorios rurales, nuevas formas de desarrollo comunitario más participativas y que generan nuevas respuestas a retos del territorio, gestión de la diversidad social y cultural y el fomento de la convivencia intercultural y la promoción de los valores culturales de las comunidades rurales.

Finalmente, el cuarto ámbito de actuación hace referencia a la atención a la infancia y juventud y a las personas en situación de exclusión social. Se han seleccionado 3 proyectos que se focalizan en dos objetivos: la promoción de la inclusión y el desarrollo socieducativo de la infancia y adolescencia en situación de pobreza o riesgo de exclusión y de su entorno familiar, y programas educativos para la infancia y la juventud que favorezcan el desarrollo psicosocial.

Esta es la sexta convocatoria del Programa de Ayudas a Proyectos de Iniciativas Sociales 2020, que este año invierte un total de 17,5 millones de euros a los principales retos sociales que requieren una mayor atención y de más calidad a los colectivos más vulnerables.

Garantizar la igualdad de oportunidades

El director general de la Fundación “la Caixa”, Antonio Vila, ha puesto en valor el papel que desarrollan las entidades sociales en el ámbito rural ya que, sin ellas, la oferta y calidad de los servicios asistenciales en estas zonas sería muy inferior. “Las personas más vulnerables que viven en zonas rurales a menudo no tienen la misma igualdad de oportunidades para acceder a los servicios de atención básicos, y esta convocatoria pretende, precisamente, contribuir a revertir esta situación”, ha señalado el director general de la Fundación “la Caixa”.

El Programa de Ayudas a Proyectos de Iniciativas Sociales 2020 renueva el compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 de Naciones Unidas (ONU), apoyando iniciativas que contribuyan al fin de la pobreza, la reducción de las desigualdades, la educación de calidad, la igualdad de género, la sostenibilidad y, entre otros objetivos, la producción y el consumo responsables.