Detienen a un mujer por estafar a un nonagenario 40.000 euros en reintegros con el móvil

La delincuente cobraba al anciano por darle clases para que aprendiera a utilizar ese mismo teléfono

Agente de la Policía Nacional en una imagen de archivo
Agente de la Policía Nacional en una imagen de archivoPOLICÍA NACIONAL/ARCHIVO POLICÍA NACIONAL/ARCHIVO

La Policía Nacional ha detenido a una mujer acusada de estafar más de 40.000 euros a un nonagenario a través de transferencias y reintegros en cajeros realizados con un código a través del móvil de la víctima, un anciano al que además cobraba por darle clases para aprender a usar ese teléfono.

Según ha informado en un comunicado este cuerpo armado, la detenida es una mujer marroquí de 30 años, sin antecedentes y con residencia irregular en el país desde 2015, acusada de estafar a un anciano operando desde el móvil.

La investigación comenzó el pasado noviembre cuando el hijo de la víctima denunció que en la cuenta de su padre, de 91 años, se habían realizado numerosas operaciones que él no había ordenado, más de medio centenar de transferencias bancarias a un número desconocido, entre otras actuaciones.

El denunciante apuntó además que se habían realizado 16 operaciones con un código móvil, una herramienta para sacar dinero de un cajero sin la necesidad de utilizar una tarjeta y que su padre no había realizado.

Todas estas operaciones tuvieron lugar entre septiembre de 2019 y noviembre del año pasado, momento en el que se presentó la denuncia y tenían como denominador común haber sido realizadas con el teléfono móvil del titular y a través del sistema de banca online.

La totalidad de las cantidades que se recibieron a cuentas ajenas al denunciante fueron retiradas en el mismo día de su transferencia, siendo la cadencia de las mismas de carácter semanal.

La detenida conocía al nonagenario, al que visitaba algunas tardes con la excusa de instruirle en el uso de su teléfono móvil aprovechando que el anciano vivía solo, momentos que aprovechaba para hacer las operaciones con las que le estafó más de 40.000 euros.

A cambio de esta supuesta enseñanza, la detenida le cobraba mensualmente pequeñas cantidades de dinero en metálico.

La detenida también engañó a una vendedora de la ONCE con la que entabló cierta amistad por las cuantiosas compras de cupones y otros boletos que realizaba, de hasta mil euros diarios.

La mujer convenció a la vendedora para que le diera su número de cuenta con el pretexto de ingresarle ahí el dinero de la compra de los cupones, una cuenta que aprovechó para estafar dinero al anciano.

También engañó a un amigo, logrando los datos de una segunda cuenta a la que envió 53 transferencias, más de 34.000 euros que retiraba ese mismo día.

La detenida ya ha sido puesta a disposición judicial, aunque de manera paralela se ha incoado un expediente de expulsión de carácter preferente por encontrarse en situación de estancia irregular el país.