El TSJA condena a prisión permanente al Pollino y su padre y absuelve a su mujer

Con la pareja del autor del principal inculpado no se llega a «los estándares mínimos» de «base razonable» para la pena

Ricardo G.H., conocido como el Pollino», confesó los hechos inicialmente cuando fue detenido en octubre de 2017
Ricardo G.H., conocido como el Pollino», confesó los hechos inicialmente cuando fue detenido en octubre de 2017

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha revocado parcialmente la sentencia de la Audiencia de Sevilla sobre el conocido como triple crimen de Dos Hermanas (Sevilla), que condenaba a 40 años de cárcel a Ricardo G.H. alias el Pollino, su padre Ricardo G.G. el Cabo y su esposa, Elisa F.M., por tres delitos de detención ilegal en concurso medial con el delito de asesinato y un delito de tenencia ilícita de armas; absolviendo por completo a esta última y condenando al Pollino y a su padre a prisión permanente revisable por el asesinato de la niña de seis años.

Así queda de relieve en una sentencia emitida por el TSJA después de que el pasado 3 de febrero el Alto tribunal andaluz celebrase la vista correspondiente a los recursos de apelación interpuestos por cada una de las partes contra la sentencia emitida por la Audiencia de Sevilla tras el juicio con jurado popular celebrado en torno al caso el verano de 2020.

La sentencia del tribunal del jurado de la Audiencia, emitida el 1 de septiembre de 2020, condenaba al Pollino, su padre Ricardo G.G. el Cabo y su esposa, Elisa F.M., por tres delitos de detención ilegal en concurso medial con el delito de asesinato y un delito de tenencia ilícita de armas, tras ser hallados en una vivienda propiedad del primero ubicada en Dos Hermanas los cadáveres del ciudadano turco Yilmaz Giraz, de la pareja de este, Sandra Capitán, y de la hija de sólo seis años de ella, llamada Lucía.

Una vez revisados los recursos de apelación de cada una de las partes contra dicha sentencia, el TSJA ha desestimado por completo los recursos del Pollino, su padre, Manuela M.O. y el Tapita contra sus respectivas condenas. En el caso del Pollino, por ejemplo, es el titular de la vivienda donde fueron hallados los cadáveres, «la víspera de los hechos había ido a la cementera a pedir precio para un suministro de hormigón» y pesa la «prueba pericial de posicionamiento del teléfono móvil utilizado», entre otros aspectos.

El TSJA sí estima íntegramente el recurso de apelación de la mujer del Pollino, declarando su libre absolución de los tres delitos de asesinato atribuidos, «no tanto por la mayor o menor convicción de la sala sobre su participación, como porque no se han alcanzado con la prueba practicada en el juicio los estándares mínimos que otorgarían base razonable a la condena», según el TSJA.