El alcalde de Granada no pretende gobernar la ciudad dos años con solo el apoyo de un edil

Bendodo afirma que si Salvador “se comprometió al dos más dos” en un pacto con el PP “tiene que responder”

El alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs)
El alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs) FOTO: ·PEPETORRES EFE

El alcalde de Granada y coordinador provincial de Cs, Luis Salvador, ha indicado este martes que no pretende gobernar la ciudad durante los dos años que restan de mandato municipal con el apoyo de un solo edil más, el portavoz de su grupo, José Antonio Huertas, tras la marcha del equipo de gobierno local de los seis corporativos del PP, que ha roto el pacto que mantenían en el ámbito local, y dos de su partido, que han pasado a no adscritos.

En una entrevista con Canal Sur Televisión, Luis Salvador ha asegurado que “los órganos de gobierno van a funcionar” hasta el Pleno de finales de este mes de junio, si bien no pretende “gobernar la ciudad dos años con dos concejales”.

A su juicio, hay que centrar el debate en “por qué el PP abandona su responsabilidad de gobierno” y “solo por buscar un sillón” en un momento en que, ha agregado Luis Salvador, lo esencial es garantizar la salida de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

“El problema no es el alcalde”, ha aseverado Salvador, que ha explicado que este miércoles en la mañana se reúne con responsables de las jefaturas de Policía Local y de Bomberos, así como con directivos del Ayuntamiento, y que tiene la “posibilidad de firmar decretos necesarios” para el gobierno de la ciudad.

“Ni mucho menos” la situación se mantendrá así hasta el final del mandato, ha agregado para pedir reflexión a los ediles del PP, y que las direcciones popular y de Cs puedan reconducirles a mantener su “compromiso con la ciudad” como su partido ha dicho que lo hace en unos 200 ayuntamientos donde cogobiernan.

Se ha preguntado qué pasaría “si alguien le pidiera a Almeida que dejara de ser alcalde” de Madrid o en Málaga a Francisco de la Torre. En este sentido, su primera opción sigue siendo el PP, y a partir de ahí, y en el marco de los contactos que mantendrá con los distintos grupos a excepción de los no adscritos, estará “abierto a cualquier posibilidad”, ha indicado sin descartar al PSOE, la lista más votada, y para que “la ciudad funcione”.

Po su parte, el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, ha manifestado este miércoles que PP y Ciudadanos alcanzaron en su día un pacto a nivel local sobre la alternancia durante dos años cada uno en la alcaldía de Granada, de manera que si el actual alcalde, Luis Salvador (Cs), “se comprometió al dos más dos, tiene que responder”.

El portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo
El portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo FOTO: José Manuel Vidal EFE

En declaraciones a Canal Sur Radio, recogidas por Europa Press, Elías Bendodo, ha querido dejar claro que lo ocurrido en el Ayuntamiento de Granada, donde se ha materializado la ruptura del pacto entre PP y Ciudadanos, “no va a afectar” al Gobierno andaluz, donde ambos partidos forman coalición. “El tema de Granada es un pacto municipal en Granada, y nada tiene que ver con el Gobierno andaluz”, según ha apuntado.

Ha garantizado, en cualquier caso, que desde la Junta se va a seguir “apostando por Granada, y vamos a seguir liderando los proyectos, con independencia de que haya más estabilidad o no en el gobierno local, porque lo importante son la ciudad y los proyectos”.

Elías Bendodo ha confiado en que la situación en el Ayuntamiento de Granada “se reconduzca lo más pronto posible”.

Ha expuesto que “hubo un pacto nacional en su momento que reconocía cuatro años de alcaldía de Cs en Granada, pero a la misma hora hubo un pacto local entre PP y Cs para una alternancia de dos años más dos”. “Por lo tanto, si el alcalde se comprometió al dos más dos, tiene que responder”, ha apuntado.

Bendodo ha insistido en rechazar cualquier repercusión del asunto de Granada sobre el Gobierno andaluz: “Hemos demostrado que este Gobierno es el más estable de España” de los que no tienen mayoría absoluta.

El Ejecutivo andaluz, según ha recalcado, funciona, y se soporta en “tres patas de cambio, PP, Cs y Vox”, tres partidos distintos que no siempre van a pensar lo mismo, de manera que se requiere “negociación permanente”.

“Hay que dedicar muchas horas a trabajar la estabilidad. Sin estabilidad no se puede gobernar y este Gobierno es estable”, ha sentenciado el consejero de la Presidencia.