Andalucía

Espadas contra el tiempo y el anonimato

El candidato socialista recorre la provincia de Sevilla ante el riesgo de «sorpasso» del PP-A. La mayoría de líderes visita hoy El Rocío

El candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, este viernes en el mercado del Parque Alcosa
El candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, este viernes en el mercado del Parque Alcosa FOTO: Joaquín Corchero Joaquín Corchero

La de Juan Espadas es una campaña contra el tiempo y contra el olvido. El 13 de junio se cumple un año de su victoria frente a Susana Díaz en las primarias y a pesar del esfuerzo por ser reconocido, sobre todo en la Andalucía oriental, el candidato socialista apenas es conocido, en base a los datos del CIS, por un 67,5% de los andaluces, con una nota de 4,88. Otras encuestas encuadran aún más al líder del PSOE-A en el anonimato, lejos del 99,6% de conocimiento de Juanma Moreno, según Tezanos, con una valoración superior al 6. Los socialistas arrancaron la campaña por barrios. En el PSOE, que a la hora de las elecciones siempre fue indivisible como un número primo, conocen el paño y el valor simbólico en las comunidades tribales. Por ello, contrasta aún más la imagen de la noche del arranque electoral en una plaza de Jaén –«Aquí, cuatro amigos»– frente al Palacio de Congresos de Granada lleno a rebosar con Susana Díaz en 2018.

Las encuestas de momento dicen que Moreno ganará pero no alcanzará la mayoría absoluta. El calambre de las calles susurra lo contrario, también al PSOE. Y los socialistas si algo conocen bien es cómo respiran los adoquines. Espadas aspira a llegar a la «zona Cesarini» de este período de licantropía electoral con opciones de sumar con las izquierdas. De momento, el suelo electoral socialista sabe a victoria pírrica. El PSOE-A, de hecho, ha cambiado el lema de campaña, pasando de «La Andalucía que quieres» al «Si votamos, ganamos» ideado por un militante de Almería y al que se agarra el partido frente al fantasma de la abstención de 2018. En 2022 directamente un espectro recorre las Casas del Pueblo socialistas y amenaza directamente con dar el voto a Juanma Moreno. El 44% de los andaluces prefiere a Moreno como presidente frente a sólo el 13,4% que opta por Juan Espadas. Hasta un 22,1% de los que señalan que votaron al PSOE en 2018 prefiere ahora a Moreno como presidente. Gran parte de la estrategia del PP en las elecciones pasa por lograr el 10% de los votos socialistas, lo que puede suponer entre 90.000-100.000 votos socialistas.

Moreno, Espadas, Marín, Olona y Teresa Rodríguez –aunque tuvo un problema familiar y suspendió– eligieron Sevilla para el primer acto. Ante el riesgo cierto de que el PP gane por primera vez en España, con el efecto simbólico además que puede tener de cara a las generales, el PSOE se ha puesto a patear la provincia –la barriada sevillana de Alcosa, La Algaba y La Rinconada– en la campaña más «turronera» –de Feria en Feria– que se recuerda por parte de todos los partidos. La exégesis es el arte que interpreta las señales que nos ofrece la realidad. Los candidatos han posado ya en la de Sevilla, la de Jerez, la de Córdoba, la de Dos Hermanas y la de Alcalá de Guadaíra, entre otras. A la llegada a un punto de distribución de propaganda del PSOE, Espadas, sonriente pero con poca voz, pidió a dos militantes que sean «activos, que tenemos que llegar a todo el mundo». La movilización como clave para la supervivencia. «Ya tengo las deportivas puestas», abundó sobre el calzado rememorando el consejo que le dio Alfonso Guerra ante el reto de las municipales de Sevilla cuando Zoido parecía inexpugnable: «Suela y labia, Juan». Un señor mayor le regaló versos: «Andalucía tierra grande, Andalucía buena gente, aquí está Juan Espadas nuestro nuevo presidente», difundidos por las redes. «Mercados, parques y plazas» serán los ejes de la campaña de Espadas. Espadas también prevé reunir en Córdoba a la mayoría de presidentes autonómicos socialistas el domingo previo al 19 de junio.

Juanma Moreno, que en 2018 arrancó la campaña frente al puticlub en el que gastó parte del dinero de la Faffe, eligió el Hospital Militar, en presencia incluso de la sanitaria que le vacunó del Covid, como símbolo de su gestión. Moreno prometió wifi y TV gratuita en todos los hospitales.

Por su parte, Juan Marín defendió que «aquí nadie va a gobernar solo y Moreno Bonilla lo sabe». Marín comenzó la primera jornada oficial de campaña con una reunión con mujeres emprendedoras de Andalucía, un acto en el que estuvo acompañado por la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, con quien después dio un paseo por Las Setas y la calle Sierpes. En Algeciras, la candidata de Por Andalucía a la Presidencia de la Junta, Inmaculada Nieto, mostró su compromiso a movilizar todas las competencias y recursos de empleo que posee la administración autonómica en el caso de asumir el Gobierno.

La diferencia fundamental entre un buen jugador y uno excepcional suele estar marcada por la ambición y la inteligencia. Un 40% de los votantes suele dudar entre dos partidos. El 58% vota lo que le conviene en ese momento vital. El 20% vota siempre al mismo partido. Otro casi 20% «por lo general» también suele votar igual. Queda dos semanas en sesión continua hasta el 19-J. De momento, este sábado se encomiendan a la Virgen del Rocío tanto Juanma Moreno como Juan Marín y Juan Espadas.