• 1

Doctor, ¿a mi edad, este acné?

  • Doctor, ¿a mi edad, este acné?

Tiempo de lectura 8 min.

29 de octubre de 2018. 19:06h

Comentada
Dr. Moisés Amselem / Especialista en Medicina Estética.  29/10/2018

Hay personas que no tuvieron grandes brotes de acné en la adolescencia pero sí comenzaron a padecer este problema a partir de los 30 años. ¿Qué hay detrás del acné adulto? Cuando tratamos de abordar desde una perspectiva médica este problema, cada vez más acuciante y creciente, podríamos decir que los factores que favorecen la aparición son múltiples. Entre ellos, estrés, tabaquismo, hábitos de vida y alimentación inadecuados, cambio de cosméticos, alteraciones hormonales (tendencia a la androgenización) y, a veces, relacionado con determinadas enfermedades (diabetes tipo 2 y ovario poliquístico) o por medicamentos (corticoides y otros).

No cabe duda de que se trata de una enfermedad inflamatoria de la piel que afecta a la zona «U» del rostro: ángulos mandibulares, cuello y zona peribucal; la región de la espalda suele ser también de frecuente afectación. El acné juvenil afecta más a la zona «T»: frente, nariz y mentón. En el adulto, los nódulos son más inflamatorios que infecciosos y más profundos y dolorosos que en la edad juvenil.

Afecta más a la mujer, aparece en un 25 a 30% a partir de los 25 años y sólo en un cinco a 10% de varones. En un 80% son continuidad de un acné de la edad infantil y de la adolescencia y en un 20% aparecen sólo en la edad adulta. La causa de por qué afecta más a ellas que ellos es por un mayor desequilibrio hormonal a favor de la testosterona y otro fundamental es el estrés que, psicosomáticamente se manifiesta con mayor intensidad en la mujer. También hay un componente genético importante.

Los tratamientos para este problema cuando es recurrente, suelen ser bastante agresivos, por lo que cabe preguntarse: ¿Para qué grado de acné se recomiendan? A este respecto tengo que decir que, no siempre tienen que ser agresivos, a veces con una buena higiene de la piel para evitar que la secreción sebácea tapone el poro, uso de queratolíticos cuando aparezca el grano, prevención con retinol o alfahidroxiácidos y una buena protección solar e incluso terapias como el IPL (luz pulsada intensa) o la máscara de LED azul, aplicación de un regulador de secreción sebácea... bastan para controlar los brotes.

En el caso de acné severo con una clara relación androgénica y con un control por psiquiatra, se podría valorar el uso de antiandrogénicos como la ciproterona, que puede provocar depresiones importantes, por lo que se debe controlar muy de cerca a estos pacientes, ya que incluso hay descritos casos de suicidio por la misma. En otros casos, se pueden usar anticonceptivos con acción antiandrogénica, eso sí, con precaución en fumadoras por mayor riesgo de tromboembolismo.

La siguiente cuestión sería: ¿hasta qué punto este acné que aparece en la edad adulta, tiene cura definitiva? Es conocido que este tipo de acné suele curar con el paso de los años, aunque la posibilidad de rebrote ante un proceso de estrés agudo por ejemplo, suele ser frecuente. Otro tema importante al respecto, es ¿qué se puede hacer con las cicatrices? Para una profunda regeneración dérmica, recomiendo Dermapén, dispositivo que al aplicarse sobre la piel, hace penetrar microagujas que producen microcanales, a través de los cuales se pueden atraviesan sustancias activas regeneradoras para reducir la profundidad del surco provocado. Otra opción es el Intracel o radiofrecuencia endodérmica con microagujas de oro, la cual produce una regeneración dérmica profunda, por su alto potencial de estímulo del fibroblasto para producir propio colágeno. En muchos casos a uno u otro tratamiento le añado las inyecciones de ácido hialurónico tipo Restylane Skinbooster, que como su nombre indica es un activador –regenerador de la piel– a la vez que le aporta hidratación a la zona. El ácido hialurónico se inyecta en tres a cuatro sesiones, espaciadas unos 15 días.

Pero para ser prácticos: ¿Cómo deben ser los cuidados domésticos cotidianos de un rostro con acné adulto? Las medidas generales de higiene incluyen: lavados desengrasantes, nada de jabones con fragancia ni alcohol, usar cosméticos y filtros solares adaptados al tipo de piel y una limpieza exhaustiva, que debe convertirse en un ritual mañana y noche. Es preferible limpiar la piel con productos suaves e hidratantes con el fin de que no resequen en exceso y produzcan tirantez, descamación y dermatitis. Tras el lavado, es aconsejable secar «a toquecitos» y tonificar la piel con tónicos suaves que no irriten y utilizar una hidratante de textura ligera (crema gel) o ultraligera (gel) libre de aceites.Como tratamientos de aplicación tópica: cremas con ácido salicílico, retinoides o peróxido de benzoilo. El ácido azelaico también suele funcionar bien.

Otras veces hay que recurrir a los tratamientos con Isotretinoína que producen resecamiento de la piel y mucosas y requieren de control médico con anticoncepción, aunque hoy día se han minimizado los riesgos con una dosis eficaz de 5 mg/día vía oral. Recomiendo el uso de cepillos de ultrasonidos como el Clarissonic para un efecto desmaquillante profundo. También la ingesta de oligoelementos como el Oligoviol-C de Nutergia o el Acnavance de Ysonut (las causas más frecuentes de pérdida de oligoelementos son el tabaco y el estrés) suelen mejorar el proceso tras dos a tres meses de tratamiento vía oral.

Una pregunta lógica sería: ¿qué tipo de productos cosméticos estarían contraindicados en estos casos? Los dermatólogos suelen recomendar evitar los productos grasos con lípidos con capacidad obstructiva o los que produzcan pérdida del manto protector de la piel. ¿Y el sol, sería beneficioso o estaría desaconsejado tomarlo? El sol mejora este tipo de acné en algunos casos, sobre todo en la época estival, pero debe ser tomado con precaución, en horas óptimas y con el filtro adecuado.

Por último, para finalizar, recordarte algunos remedios caseros para el acné: tónico con cáscara de naranja mezclada con agua; frotar ajo sobre la zona acneica por su alto contenido en azufre, lo cual le dota de poder antiinflamatorio y bactericida; pepino licuado en mascarilla por su alto contenido en vitamina C con poder refrescante; pasta de diente sobre el grano para secarlo, también por su alto contenido en azufre; pulpa de aloe vera directamente sobre las zonas afectadas; jugo de limón sobre las lesiones por su poder astringente, bactericida, reductor del exceso de grasa y eliminador de las células muertas de la piel; el tomate, por su alto poder antiinflamatorio por el licopeno; pasta de zanahoria sobre los granos; mascarillas de avena, con poder astringente sobre la piel; y por último, citar el poder bactericida de la miel.

¡Ah! Y una última recomendación: ¡No revientes los granos!, lo único que conseguirás será una inflamación e infección de capas más profundas que llevarán a cicatrices permanentes e incluso manchas por hiperpigmentaciones. Por tanto, ¡deja ya de sufrir! y en estos casos de acné de la edad adulta lo más recomendable será que consultes con tu dermatólogo y él elegirá el tratamiento más adecuado para ti, tras realizarte las pruebas pertinentes.

Para más información:www.clinicaacidohialuronicomadrid.es

Últimas noticias