La opinión de un amigo de Israel

Repaso a temas de actualidad: Las relaciones políticas, económicas y culturales entre España-Israel. El “conflicto” en los medios españoles. La amenaza terrorista. El veneno del populismo político. La herencia y recuperación del legado cultural de Sefarad.

  • Image

450 ataques contra Israel en 24h

true

Sobre el autor

Juan de la Torre

Español y madrileño de Chamberí y a la vez israelí de corazón. Gran parte de mi vida profesional ha estado entre España e Israel, trabajando desde el sector turístico hasta el de “Homeland Security”. Presidente de la Asociación Amigos de Israel en España. Políticamente incorrecto y con opiniones propias. Debo ser raro porque no he comprado ningún máster.

Me pregunto, ¿Cuántas veces habrán sonado las alarmas de “código rojo”? ¿Tal vez 500 veces, tal vez 1000? Es decir que si usted viviera en Israel, en cualquier momento del día dispondría de 15 segundos (el tiempo que tarda el cohete lanzado desde Gaza en estallar en Israel), para tomar a su familia, a sus hijos, a sus mayores y llevarlos a toda velocidad hasta el refugio de la casa (en Israel todas las construcciones tienen refugios). Si la alarma suena cuando usted está en la calle, dispondrá de 15 segundos para llegar al refugio más cercano que encuentre, o en su defecto deberá tumbarse en el suelo pegado a una pared y protegiendo su cabeza con sus manos.

Durante esas 24 horas cayeron sobre el sur de Israel 450 cohetes de varios tipos. Por un lado estaban los Qassam, con un alcance de 17 km y una carga explosiva de 10 kg que hace las veces de explosivo de fragmentación en el que no sólo es peligrosa su onda expansiva si no también la metralla que lanza a alta velocidad. El proyectil habitual utilizado por los terroristas de Hamas y también su favorito es el Grad sobre el que se basa el Qasam, es de origen soviético aunque los que llegan a Hamás son de origen iraní. Es considerada un arma antitanque y antipersonal. Tiene una cabeza explosiva de 20 kg y un alto nivel de destrucción.

Imagino que muchos de ustedes no han leído casi nada sobre esto, desde luego si se han informado a través de El País o la SER, lo único que sabrán es que Israel atacó objetivos de Hamas tras el lanzamiento de “unos cohetes”. No esperen mucho más, en gran parte de los medios de comunicación la corrección política ordena que sólo se hable de Israel cuando hay un palestino muerto, si muere un israelí toca mirar hacia otro lado e ignorar la noticia.

Aunque esta vez han sido muchos los políticos en todo el mundo que han mostrado su repulsa contra Hamas por la lluvia de misiles lanzada contra civiles de Israel, en España sólo tuvimos las menciones al tema que hizo Juan Carlos Girauta. Tampoco me sorprende, en general a los políticos españoles no les interesa casi nada la política internacional, más allá de hacerse alguna foto en algún foro internacional o con algún líder europeo.

Desde la izquierda española y como no podía ser de otra manera, se ignoró el ataque contra civiles por parte de los terroristas de Hamas, pero eso sí hemos vivido lo que tanto gusta a nuestra izquierda que es hacer homenajes a judíos muertos. A la izquierda le encanta contarnos como admiran a los judíos que vivieron en España hace 500 años o a aquellos que fueron víctimas del antisemitismo, pero no les importa nada que una familia israelí pueda ser vaporizada por el impacto de un misil de los terroristas de Hamas. Habrá que recordarles que los israelíes son judíos, aunque creo que esto ya lo saben.

Un ejemplo es Barcelona, donde los mismos que subvencionan las charlas de una terrorista palestina, pusieron el nombre de un judío por supuesto muerto, a una calle de Barcelona. También patrocinaron un acto en recuerdo a La Noche de los Cristales Rotos, un lavado de cara del antisemitismo (que ellos llaman antisionismo) ejercido por los líderes municipales de Barcelona.

En el máximo ejercicio de “postureo”, la mano derecha de Colau, un tal Pisarello, se permitió escribir un artículo contra el antisemitismo. Es decir en un alarde de hipocresía sin parangón, el mismo que firmó la subvención de un evento de glorificación de la terrorista palestina Laila Khaled en Barcelona, firmaba también un artículo diciendo lo mala que era la gente que mata a los judíos. Recomiendo imprimir ese artículo y utilizarlo para recoger las “caquitas del perro” o “el arenero del gato”, es el destino que merece.

Tras los 450 ataques de los terroristas de Hamas contra civiles israelíes, Israel no entró en Gaza, al contrario, acabó aceptando un frágil “alto el fuego” que (y esto es lo que no se ha contado) mantenga vivo un proceso de paz que está avanzando y en el que participan todos los países árabes más relevantes de la región. Un proyecto de paz que por primera vez, sería apoyado por el Mundo Árabe.

Israel hasta en las peores condiciones sigue buscando la paz aunque los terroristas sigan en lo suyo que es matar.

Últimas noticias